Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Anorexia (falta de apetito)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (7 de Noviembre de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

La anorexia es la falta de sensación de apetito. Este síntoma puede tener causas físicas o psíquicas. La anorexia (pérdida del apetito) es un síntoma que se puede presentar en muchas situaciones y puede tener causas físicas y psíquicas. Hay que diferenciar la anorexia de la anorexia nerviosa, esta última es un trastorno de la alimentación, es decir una enfermedad.

Tener buen apetito se ha considerado siempre como un signo de buena salud. A parte de los ataques de hambre debidos a algunas enfermedades, se puede afirmar que tal interpretación es correcta. La anorexia o falta de apetito puntual y durante un periodo de tiempo corto es algo normal. Por ejemplo, se puede presentar cuando existe malestar general por enfermedades pasajeras, con algunos medicamentos o en momentos de estrés. Sin embargo, si se padece pérdida de apetito durante un periodo prolongado o incluso es una situación constante, puede ser un indicativo de una enfermedad, por lo que es importante acudir al médico.

Causas

Las causas de la anorexia pueden ser múltiples y atender a razones físicas o psíquicas. La falta de apetito, a menudo, es síntoma de varias enfermedades, así como indicador del inicio de una enfermedad. Un motivo frecuente de la anorexia son determinadas causas psíquicas y las enfermedades gastrointestinales.

Causas psíquicas

La anorexia se puede deber a causas psíquicas y puede estar condicionada por el estrés laboral, problemas familiares y de pareja e, incluso, por depresión grave.  Este hecho se muestra a través de fenómenos que van desde la simple falta de ganas de comer hasta el rechazo a la ingestión de alimentos (anorexia nerviosa). Las personas mayores suelen perder las ganas de comer y beber. En el caso de la anorexia nerviosa, y también de otros trastornos de la alimentación como la bulimia, la relación con la comida y con la sensación normal de apetito está completamente alterada.

Enfermedades gastrointestinales

La anorexia, es decir, la falta de apetito puede aparecer como síntoma relacionado con enfermedades gastrointestinales. La naturaleza de las causas es amplia:

También las enfermedades del hígado, por ejemplo, la inflamación del hígado (hepatitis), así como las enfermedades de la vesícula y del páncreas (como la inflamación del páncreas) dan lugar a una falta de apetito.

Otras enfermedades y factores

La falta de apetito puede deberse a una infección. Algunas enfermedades cardiacas, (como la insuficiencia cardiaca), la diabetes mellitus (exceso de glucosa en sangre), la enfermedad de Addison (disfunción de la glándula adrenal), algunas enfermedades del tiroides y de las paratiroides, la insuficiencia renal y algunas enfermedades neurológicas (como demencia), pueden ser la causa de que disminuya el apetito. También suele aparecer falta de apetito en caso de dependencia del alcohol y de las drogas, así como a consecuencia de ciertos tratamientos terapéuticos (como la quimioterapia o la radioterapia). Algunos medicamentos, como digitalis (para tratar la insuficiencia cardiaca) o los supresores del apetito, también reducen la sensación de hambre.

Diagnóstico

Es necesario hacer un diagnóstico de la anorexia si esta se prolonga en el tiempo. En la mayoría de los casos existen otras dolencias asociadas responsables de que haya disminuido el apetito.

Son datos especialmente importantes para el médico conocer desde cuándo se sufre pérdida de apetito, si ha habido una causa determinada que la haya originado, si se ha modificado la dieta, si se ha adelgazado o si existen otras molestias que puedan ser las responsables (fatiga, diarrea o dolore). En el caso de la anorexia, la información sobre posibles enfermedades previas (como úlceras de estómago o diabetes mellitus) sobre los medicamentos que se ingieren o sobre situaciones de estrés en la familia o en el trabajo, pueden resultar decisivas para realizar un diagnóstico correcto.

A continuación se realiza una exploración física en profundidad para llegar al origen de la inapetencia y poder realizar un diagnóstico de sus causas. Durante este examen, el médico mide la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea y realiza, en función del caso, un ECG y/o ecografía. El análisis de sangre ayuda a determinar posibles enfermedades subyacentes. También puede resultar conveniente tomar muestras de orina y de heces.

En caso de anorexia es importante controlar el peso regularmente con una báscula. De este modo, se puede llevar un control sobre la evolución del peso y saber si existe pérdida de peso relacionada con la anorexia.

Si existe sospecha de una enfermedad determinada como causa de la anorexia (por ejemplo, úlceras gástricas o diabetes mellitus), será necesario realizar más pruebas a la hora del diagnóstico. Si la falta de apetito se debe a causas psíquicas anorexia nerviosa o depresión) se recomienda acudir a un psicólogo y/o psicoterapeuta para recibir un tratamiento específico.

Tratamiento

Tratamiento de la causa

El tratamiento de la anorexia atiende a las causas que han provocado este síntoma. Si la falta de apetito es un síntoma de una enfermedad es necesario tratar la patología de base. Es decir, si la anorexia se debe a una enfermedad gastrointestinal (gastroenteritis o intolerancia alimentaria, por ejemplo), el tratamiento de elección estará dirigido a tratar esta dolencia. 

Junto con el tratamiento farmacológico, los pacientes deben seguir una dieta que cuide y restituya el estómago. Es decir, seguir una dieta equilibrada y variada que sea pobre en grasas, sin picante y no muy abundante. Además, hay que evitar el consumo de tóxicos (alcohol y tabaco).

Si la anorexia se debe a un cáncer será necesario un tratamiento orientado al tipo de tumor y a su fase de desarrollo (cirugía, quimioterapia o radioterapia).

Si la anorexia es debida a la toma de algún medicamento, por lo general, la sensación de apetito y, con ella, el peso corporal, volverá a la normalidad en cuanto se termine con la medicación. Sin embargo, es importante consultar siempre al médico antes de dar este paso. En el caso de estar en tratamiento con medicamentos que se necesitan de forma constante, no es posible dejar de tomarlos, se buscará un medicamento sustitutivo que no alteren el apetito.

Habitos de alimentación y dieta

Volver a normalizar los hábitos de vida es fundamental en caso de falta de apetito. El objetivo es seguir un estilo de vida saludable que incluya una alimentación correcta y la práctica regular de ejercicio físico. A la hora de las comidas es importante tomarse su tiempo para comer y elegir platos apetecibles. Comer en buena compañía puede ayudar a recuperar el apetito. El médico, los expertos en nutrición y otros terapeutas pueden ser de mucha ayuda. Un tratamiento de psicoterapia o psiquiatría es especialmente importante en los casos de disfunciones alimentarias y psíquicas como la anorexia nerviosa.

Estimuladores del apetito

Existen diferentes medicamentos que pueden ayudar a estimular el apetito y favorecer la recuperación de peso. Estos fármacos esrimulantes del apetito se conocen como orexígenos. Dentro de estos se encuentran los corticoesteroides, canabinoides, progestágenos y la ciproheptadina. Atendiendo a cada caso concreto se pautará un tratramiento específico. 

Existen diferentes sustancias de origen vegetal (por ejemplo, la corteza de condurango) a las que se atribuyen efectos estimulantes del apetito. Otras sustancias actúan como estimulantes para la secreción de saliva y de jugos gástricos. Tales sustancias se pueden adquirir para consumir en forma de  infusiones, zumos o cápsulas.

Más información

Fuentes: 

  • Medicina de Familia. Principios y práctica; Robert B. Taylor; 2006; Masson.
  • Nutrición y Salud Pública. Métodos, bases científicas y aplicaciones. Lluis Serra Majem, Javier Aranceta Bartrina, J. Mataix; 2006; Elsevier Masson.
  • Atención Primaria. Conceptos, organización y práctica Clínica; A. Martín Zurzo, J.F Cano Pérez; 2003; Elsevier.
  • Onmeda International


Symptom-Check


Publicidad