Te encuentras en:

Página de inicio > Sintomas > Cansancio (debilidad, agotamiento)

Cansancio (debilidad, agotamiento)

Última revisión: 7. enero 2014Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dra. Cristina Martín

Cansancio (debilidad, agotamiento): Definición

El cansancio o agotamiento es un síntoma frecuente. Todo el mundo conoce la sensación de estar cansado, débil y agotado.

El cansancio o agotamiento casi siempre es pasajero y se puede atribuir a causas concretas y muy diversas como falta de sueño, un día de trabajo intenso y estresante, un viaje agotador, una situación agobiante o a la práctica excesiva de ejercicio.

No obstante, detrás del cansancio, la debilidad y el agotamiento también pueden esconderse enfermedades, sobre todo si las molestias son duraderas y van más allá de una flojera general .

es/mujer_pelo_corto_ordenador.jpg

Newsletter de Onmeda
Aprende a cuidarte con sencillas recomendaciones y consejos de salud elaborados por médicos y expertos en salud. Regístrate de forma gratuita y recibe semanalmente las claves para mantenerte en forma. ¡Quiero suscribirme a la Newsletter!

Si el cansancio se mantiene en el tiempo, es aconsejable acudir al médico de cabecera para someterse a una revisión. Y es que, el cansancio permanente es un síntoma de muchas enfermedades. En algunos casos, síntomas como la debilidad, la falta de vigor y el cansancio constante podrían deberse al síndrome de fatiga crónica (SFC, síndrome de cansancio crónico).

Causas

El cansancio es un síntoma que puede deberse a causas muy diversas. La debilidad, el agotamiento y el cansancio no son más que un síntoma general que puede ser debido a toda una serie de causas, desde una inofensiva molestia pasajera hasta patologías graves, como enfermedades cardiovasculares o cáncer. A menudo es posible hacerse una idea de cuál podría ser la causa del cansancio repentino, por ejemplo, cuando se está incubando un resfriado o se sufren otros síntomas además del cansancio.

El espectro de posibles causas asociadas al cansancio pasa por circunstancias puntuales no patológicas (estrés, falta de sueño...) a enfermedades graves, pasando por patologías leves y moderadas. Las causas más frecuentes son las siguientes:

Diagnóstico

En caso de cansancio intenso y constante, es conveniente consultar con el médico para que pueda llegar a un diagnóstico concreto que explique esta molestia y se inicie cuanto antes el tratamiento correspondiente.

Las causas del agotamiento pueden ser muy diversas por lo que suele ser necesario realizar una anamnesis completa para orientar el diagnóstico. Las preguntas más frecuentes suelen ser las siguientes:

  • ¿Desde cuándo se siente cansado?
  • ¿Cómo se manifiesta la debilidad?
  • ¿Atribuye el cansancio a un desencadenante concreto?
  • ¿Ha padecido alguna enfermedad recientemente?
  • ¿Qué enfermedades ha padecido anteriormente en su vida?
  • ¿Qué dieta sigue y cuáles son sus hábitos de vida?
  • ¿Toma medicamentos?
  • ¿Ha notado que sufre otras molestias como falta de aire, pérdida de peso o dolor?

A la anamnesis ha de seguirle un minucioso examen físico en el que se incluye una medida de tensión arterial y la petición para realizar un análisis de sangre. Los valores sanguíneos permiten determinar si el agotamiento está relacionado con una anemia, valores alterados de glucosa en sangre, marcadores de inflamación elevados o alteraciones hematológicas.

A menudo el médico puede constatar ya la causa del agotamiento con ayuda de los parámetros obtenidos hasta ahora, aunque según los resultados puede ser necesario realizar más pruebas.

Tratamiento

Dependiendo de la causa del cansancio, el médico recomendará el tratamiento más apropiado

Si el cansancio, la debilidad y el agotamiento son agudos, por lo general se aconseja descanso y evitar las fuentes de estrés, así como evitar el esfuerzo físico. Lo más recomendable es tomarse un tiempo de reposo para recuperar energía.

Para evitar que el cansancio se vuelva algo rutinario y se manifieste con frecuencia es recomendable llevar un estilo de vida saludable, dormir lo suficiente, cuidar la alimentación y hacer ejercicio físico de forma regular.

Si los responsables del agotamiento son patologías o procesos infecciosos el tratamiento se centra en resolver la patología general. Por este motivo, en caso de infección, además de todo lo anterior, también se suele pautar un tratamiento antibiótico. Las enfermedades cardiovasculares también requieren tratamiento médico. Asimismo, las enfermedades metabólicas y hormonales (como el hipotiroidismo) precisan un tratamiento específico, por ejemplo, los trastornos del ritmo cardiaco precisan medicamentos antiarrítmicos.

En caso de que el cansancio esté relacionado con una alimentación deficiente puede ser conveniente buscar consejo nutricional para aprender a alimentarse de forma sana y equilibrada.

El síndrome de apnea del sueño, es una patología que afecta mucho al estado general de las personas porque la falta de sueño reparador agota. El problema se puede solucionar acudiendo a una unidad del sueño.

Si los responsables son el estrés y otras causas psíquicas, además de evitar el estrés y utilizar técnicas de relajación, a menudo también se recomienda consultar con un terapeuta.

Si los causantes del cansancio son tratamientos farmacológicos es importantte comentario con el médico para que estudie la posiblidad de suspender el tratamiento o cambiar de fármaco para evitar los efectos no deseados.

Fuentes

Harrison. Principios de Medicina Interna; 17ª Edición; McGraw-Hill.

Tratado de Medicina Interna. Farreras, Rozman; 16º Ed. 2008; Elsevier.

Onmeda International

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.