Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Anatomía masculina: órganos sexuales masculinos

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Conducto deferente

Los dos conductos deferentes continúan el conducto del epidídimo, comenzando en la cola del epidídimo. Tienen entre 50 y 60 centímetros de largo cada uno. El conducto deferente sale de la bolsa escrotal hacia arriba a través de la ingle hasta la cavidad abdominal. Allí recorre la parte posterior de la vejiga y continúa bajando hasta la base de esta. Finalmente, el conducto deferente desemboca dentro de la próstata en la uretra.

En caso de eyaculación, el conducto deferente transporta los espermatozoides a la uretra. Durante la eyaculación, los músculos con forma espiral del conducto deferente se contraen y “aspiran” los espermatozoides fuera del epidídimo. Si existe eyaculación, los espermatozoides se unen en el conducto deferente a las secreciones de la vesícula seminal y la próstata.

Vesícula seminal (glándulas seminales)

El par de vesículas seminales (glándulas seminales) situadas detrás de la vejiga son relativamente grandes (unos 5-6 cm de largo). Son dos reservorios membranosos que desembocan en la zona inferior del conducto deferente que ya está rodeada por la próstata.

Las vesículas seminales segregan un fluido alcalino rico en proteínas en el conducto deferente que, por una parte, libera a los espermatozoides de su “inmovilidad ácida” en el epidídimo y, por otra, posibilita el movimiento en el entorno ácido de la vagina. La secreción de las vesículas seminales está, además, enriquecida con fructosa. La fructosa proporciona a los espermatozoides maduros energía para el movimiento.

Próstata

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez. Constituye un cuerpo firme y redondo que rodea la uretra del hombre por debajo de la vejiga y los dos conductos deferentes que desembocan dentro de la próstata en la uretra.

La próstata participa en la formación de esperma, aunque no tiene nada que ver con la producción de espermatozoides. Se compone de entre 30 y 50 glándulas individuales que se encuentran en una red de tejido conjuntivo y células musculares. Inmediatamente antes y durante la eyaculación, la próstata expulsa una secreción lechosa muy fluida. La secreción de la próstata es algo ácida y rica en enzimas. Influye en la capacidad de movimiento de los espermatozoides y proporciona al esperma su típico olor. Así, la eyaculación se presenta, por lo general, como consecuencia de la excitación sexual, en el orgasmo. De vez en cuando esto también sucede de forma involuntaria por las noches durante el sueño.

Entre las enfermedades más significativas de la próstata se encuentran la hiperplasia benigna de próstata y el cáncer de próstata.

Glándulas de Cowper

Por debajo de la próstata se encuentran las glándulas de Cowper o glándulas bulbouretrales que desembocan en la uretra. Si el hombre está excitado sexualmente, segregan antes de la eyaculación un fluido claro levemente alcalino. En la uretra predomina normalmente un entorno ácido que podría dañar a los espermatozoides. La secreción alcalina de las glándulas de Cowper debe “neutralizar” este entorno antes de que el esperma lo atraviese. A menudo, previamente a la eyaculación se ve en el pene una gota de este fluido (se conoce como líquido preseminal, fluido preeyaculatorio o fluido preseminal). Esta gota puede ya contener espermatozoides y producir potencialmente un embarazo. Por este motivo tampoco se recomienda el coitus interruptus como método anticonceptivo.







Publicidad