Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Valeriana

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (23 de Julio de 2016)

© iStock

El nombre de valeriana deriva de la palabra latina valere, que significa estar sano. Tiene acción sedante, reduciendo el tiempo que se tarda en caer dormido, y, además, propiedades antiespasmódicas y relajantes, a nivel del sistema nervioso y la musculatura. Así, se usa para aliviar estados de estrés, ansiedad o nerviosismo. La acción sedante se produce también a nivel físico, por lo que su uso terapéutico alcanza numerosas molestias, por ejemplo, a nivel digestivo o ginecológico.

La valeriana pertenece a la familia de las Valerianáceas, y aunque es originaria de Europa y Asia, también se cultiva especialmente en Norteamérica. La planta de valeriana puede alcanzar una altura de 50 a 150 cm, si bien el tallo redondo y alto casi siempre solo se ramifica en la mitad superior. Las flores de color rosa pálido a blanco están dispuestas formando inflorescencias en umbelas y despiden un agradable aroma. No es hasta el momento en que se secan cuando adquieren su característico olor a valeriana. La raíz tiene un sabor entre dulce y amargo, con un olor muy típico. 

A la valeriana también se la conoce como hierba de los gatos, porque atrae a los gatos con su olor. Puesto que los gatos poseen una capacidad visual excelente, también se utilizaba hace tiempo como remedio para los ojos. En la Edad Media se utilizaba como producto medicinal contra la peste y otras epidemias. Otra denominación, la de hierba de la bruja, se debe probablemente al olor de la valeriana que supuestamente debía expulsar a espíritus malignos y brujas. Según la leyenda, este típico olor también habría ayudado al flautista de Hamelín, que habría sujeto una rama de valeriana a su cinturón para atraer a las ratas.

En medicina se utilizan las partes bajo tierra del tallo, es decir el tocón de raíz, así como la propia raíz (valerianae radix) y sus estribaciones. Según cuenta el doctor José Luis Berdonces en su libro "Plantas medicinales; Guía de remedios naturales", una de sus acciones principales de la valeriana es la de regular y amortiguar el tono vegetativo, como sucede en casos de agitación cardíaca, taquicardias, palpitaciones, sudoración abundante. Por su acción sedante se usa en casos de problemas de sueño, estrés, ansiedad, e incluso para disminuir los síntomas de la menopausia como los bochornos o golpes de calor.

La valeriana no tiene efecto hipnótico, no crea adicción ni marea por las mañanas tras su consumo la noche anterior.

Publicidad