Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Tomillo

Autor: Redacción Onmeda (7 de Julio de 2016)

© iStock

El tomillo es una planta aromática que se usa en medicina natural, en infusiones, por sus múltiples cualidades y en la cocina mediterránea desde tiempos antiguos. El auténtico tomillo (thymus vulgaris) es originario de Europa Central y del Sur, así como del Norte de África. Entre sus múltiples propiedades se le atribuye la facultad de activar el crecimiento del pelo, como expectorante o para favorecer la digestión.

El auténtico tomillo es un arbusto pequeño que llega a los 50 cm de altura con ramificaciones leñosas. El tallo y las hojas elípticas están cubiertos por vellosidades blanquecinas. Las flores tienen una coloración violeta pálido y forman inflorescencias lanceoladas.

El tomillo se utiliza desde hace mucho tiempo como planta medicinal. Se cree que los antiguos egipcios utilizaban el tomillo para embalsamar a sus muertos. En la antigua Grecia se utilizaba como fumigante estimulante. El efecto curativo sobre pulmones y bronquios se conoció en la Edad Media. Hildegard von Bingen elogiaba el tomillo especialmente en caso de disnea, asma y tos ferina. En medicina se utilizan las hojas y las flores separadas de los tallos. En la cocina se utiliza a menudo como condimento, especialmente en platos de carne, pescado y guisos, aportando un sabor muy característico de la comida mediterránea. 

Propiedades nutricionales y beneficios para la salud

El tomillo contiene aceite esencial cuyo componente principal es el fenol timol. Además, contiene flavonoides y taninos, sustancias especialmente conocidas por sus efectos antioxidantes y cardiosaludables. La composición exacta de los componentes varía intensamente dependiendo del tipo y procedencia del tomillo.

El tomillo tiene un efecto inhibidor en el crecimiento de hongos (herpes), bacterias y virus. Estimula la actividad del epitelio bronquial, fluidifica los mocos, es antiespasmódico y favorece la expectoración en caso de tos. Los taninos del tomillo favorecen el efecto antiinflamatorio y regulan la digestión. Se le atribuyen además, efectos diuréticos, antiespasmódicos, antisépticos y favorece la sudoración, Favorece también la circulación, activa el sistema nervioso y alivia las vías respiratorias. 

Deben tener precaución con el consumo de tomillo las personas con alergias al polen u otras plantas y las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, si se va a utilizar el tomillo como preparado medicinal. 

Publicidad