Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Té negro

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (18 de Agosto de 2016)

© iStock

El té negro es una bebida caliente muy común. Se toma por la mañana o por la tarde, fuerte o suave, con o sin azúcar. Con una taza de té caliente es fácil relajarse. Pero, ¿cómo afecta a la salud?

El té negro es un té que se elabora de un modo especial. Como todos los tipos de té “originales”, el té negro se produce a partir de las hojas secas del árbol del té (camellia sinensis). Se exporta de China, Indonesia y Sri Lanka, lugares en donde su cultivo es tradicional.

El té negro se diferencia del té verde en que el primero se “fermenta”. El término fermentación debe verse en un contexto histórico, ya que cuando se habla del té negro se trata en el fondo de un proceso de oxidación. Para su producción se rompen las paredes celulares de las hojas de té. De este modo, algunos de sus componentes reaccionan (se oxidan) con el oxígeno para formar sustancias aromáticas y los llamados polifenoles. En una fermentación propiamente dicha, los microorganismos o enzimas provocan que determinadas sustancias se conviertan en otras. Este no es el caso.

Las partes frescas de las plantas cosechadas se ablandan y se enrollan con ayuda de una máquina. Después, se guarda el té hasta tres horas en una cámara de fermentación que se encuentra a una temperatura de 35 a 40 °C. Por último, se seca a una temperatura de unos 85 °C. >El té negro debe almacenarse en un lugar fresco y seco, por ejemplo, en un recipiente de porcelana, cristal o metal.

Efectos y componentes

El té negro, al igual que todos los tipos de té “originales” que provienen de la planta del té camellia sinensis, contiene cafeína, a la que se llama también teína en este contexto. Una taza de té negro (125 ml.) contiene aproximadamente de 20 a 30 miligramos de cafeína. En comparación, una taza de café contiene de 50 a 130 miligramos.

Además, el té negro contiene teobromina y teofilina en pequeñas cantidades. Estas sustancias figuran entre las llamadas metilxantinas. Se utilizan también como fármacos en diversos campos de la medicina. Entre el resto de componentes se encuentran aceites esenciales y otras sustancias presentes en las plantas como polifenoles y taninos.

Los taninos están presentes en diversas plantas. Se les atribuyen efectos para detener la diarrea, así como propiedades antiinflamatorias e inhibidoras del crecimiento de microorganismos. Además, en el té se encuentran nutrientes muy importantes, como el potasio, el manganeso y la vitamina B. Otra de las propiedades del té es que contiene mucho fluoruro, por lo que fortalece los dientes.

Publicidad