Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Semillas de calabaza

Autor: Redacción Onmeda (12 de Julio de 2016)

© iStock

Las semillas o pipas de calabaza se obtienen de diferentes tipos de calabaza. El nombre botánico de esta planta es Cucurbita pepo. Es originaria de América, pero hoy en día se cultiva en todo el mundo para su consumo como verdura y como planta ornamental.

Es una planta anual con un tallo curvo que puede llegar a ser de hasta ocho metros de largo. De estos tallos nacen cinco hojas grandes con forma de corazón de las que crecen flores amarillas en forma de campana. Los frutos grandes y esféricos contienen una gran cantidad de semillas aplanadas. En botánica, la calabaza es considerada un fruto de baya.

La carne de la calabaza puede utilizarse para cocinar, por ejemplo, sopa o pastel. Debido a la alta concentración de compuestos amargos en la carne de las calabazas ornamentales, esta variedad no está destinada al consumo humano. Las semillas de calabaza se pueden consumir como frutos secos o se pueden utilizar para elaborar aceite de calabaza (especialmente, las de la variedad de cáscara blanda). Las flores de la planta de calabaza también son comestibles y se emplean en gastronomía.

Los principales países importadores de semilla de calabaza son Hungría, Austria y México.

Las semillas de calabaza se pueden ingerir solas o combinadas con otros extractos de plantas utilizadas para el tratamiento de la vejiga o la próstata. También se pueden tomar directamente como semillas molidas. En este caso, se recomienda tomar una cucharada por la mañana y otra por la noche, mezclada con algún líquido o alimento sólido. La dosis diaria no debe superar los 10 gramos al día.

Las semillas de calabaza deben ser conservadas en un lugar fresco, seco y protegido de la luz para evitar que se estropee

Publicidad