Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Salvia

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (20 de Agosto de 2016)

© iStock

La salvia común, cuyo nombre botánico es salvia officinalis, es una planta herbácea nativa de la zona mediterránea que no solo se usa en la cocina para dar sabor a algunos platos, sino que también es conocida por sus propiedades medicinales. “Salvia” proviene de la palabra latina salvare, que significa curar.

La salvia común es un arbusto con hojas gruesas que crece un máximo de 50 cm de alto. Sus flores tienen un color azul violeta y se disponen en verticilos. Para su uso médico se utilizan las hojas y el aceite esencial derivado de las mismas.

Los antiguos egipcios, griegos y romanos ya utilizaban esta hierba con fines medicinales. Los antiguos egipcios creían que era un remedio para la infertilidad. En la Grecia clásica se usaba la salvia en llagas (para limpiarla y controlar el sangrado), contra la ronquera y la tos, para mejorar el rendimiento de la memoria y para hacer gárgaras y tratar infecciones de la boca y la garganta. Este uso se extendió a la India, donde las hojas de salvia secas y extractos líquidos se convirtieron en una parte integral de la medicina tradicional de la India (por ejemplo, en la medicina ayurvédica).

El cultivo de la salvia en el norte de Europa se remonta a la Edad Media y en el siglo XVII comenzó también a cultivarse en Estados Unidos, aunque aquí ya era utilizada por los indios norteamericanos para fumar y limpiar lugares ceremoniales.

La hoja de la salvia es rica en flavonoides y en un aceite esencial que le otorga una fragancia particular. Son las hojas la que tienen acción colerética, es decir, que aumenta la secreción biliar, además de ser también antiespasmodicas y relajante para los músculos de estómago y el intestino. Estas propiedades le hacen útil en fermentaciones intestinales, vientre hinchado, espasmos gástricos e intestinales y en digestiones lentas y difíciles.

Por su contenido en taninos, a nivel externo, tiene propiedades astringentes, cicatrizantes, antisépticas y antiinflamatorias.

Gracias a la presencia de fitoestrógenos y a su acción sobre las glándulas sudoríparas (disminuye la sudoración), es una planta especialmente indicada para la mujer, para atenuar los trastornos de la menopausia. También ayuda en caso de reglas irregulares, poco abundantes y dolorosas, pues ayuda a regularizar la menstruación.

Algunos componentes de las hojas de salvia son tóxicos en dosis altas y durante el embarazo no se aconseja su consumo.

Publicidad