Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Lipoestructura

Autor: Redacción Onmeda (27 de Junio de 2017)

© iStock

La lipoestructura es un procedimiento de cirugía estética con la que se rellenan depresiones y atrofias en nuestro cuerpo, para recuperar volumen allí donde se ha perdido. Se basa en una modificación tridimensional permanente de la anatomía, mediante rellenos con grasa propia purificada. Esta se reubica en tu contorno corporal para esculpirlo. La Doctora Nélida Grande, especialista en cirugía plástica, estética y reparadora, hoy habla para ONMEDA de cómo utiliza la nuevas técnicas de lipoestructura. Con ella se obtienen estos resultados y se crea una silueta natural y armónica.

Las nuevas técnicas de lipoestructura permiten mantener los volúmenes logrados por mucho tiempo. Como valor añadido, tiene la ventaja de que la sustancia que se implanta -grasa propia extraída de otras zonas de nuestro propio cuerpo- no presenta contraindicación alguna. En el pasado, comúnmente la lipoestructura no era de larga duración, y además con los métodos antiguos la grasa se solía reabsorber o formaba irregularidades. Sin embargo, en la actualidad la lipoestructura trata la grasa de diferente manera consiguiendo unos óptimos resultados.

Esta cirugía es idónea cuando tenemos relieves desiguales en nuestro cuerpo, depresiones, surcos, arrugas profundas… Estas se rellenan para mejorar la silueta. La intervención se lleva a cabo mediante cánulas que van injertando la grasa en las áreas donde se necesita, y efectuando unos precisos movimientos -denominados en ocasiones por los médicos “de siembra”-, las células de grasa se depositan correctamente y nuestro organismo las incorpora como propias. La consecuencia es que las zonas antes hundidas que afeaban nuestras curvas ahora recuperan su volumen para que luzcamos una silueta armónica y, sobre todo, de apariencia natural.

La extracción de grasa

Cuando se trata de una lipoestructura corporal de gran calibre, es necesario el ingreso hospitalario. Pero sin embargo, la intervenciones locales de lipoestructura facial (para rellenar arrugas y surcos del rostro, por ejemplo en los pómulos) se pueden practicar en un centro médico reconocido sin necesidad de pasar la noche en el hospital. Con esta técnica de redistribución de la grasa en la que se basa la lipoestructura, sí que es necesario previamente que nos extraigan grasa corporal. Para ello, el cirujano aprovechará a hacerlo en partes donde quizá nos sobra y, de este modo, conseguir a la vez rebajar volumen donde se necesite.

Aunque tienen nombres algo similares, la lipoestructura es distinta a la liposucción, ya que esta última se centra exclusivamente en retirar grasa acumulada. En cualquier caso, el volumen obtenido por la lipoestructura puede tener una larga duración en nuestro cuerpo y no se desplazará si la operación ha sido realizada por un cirujano con pericia y experiencia. La lipoestructura facial es también un complemento muy efectivo del lifting facial, porque aumenta el efecto de rejuvenecimiento de la cara a la vez que perfecciona la calidad de la piel.

Deshacerse de la molesta grasa abdominal

El postoperatorio

Al principio, durante los días siguientes a la intervención si ésta ha sido en quirófano, necesitaremos guardar reposo para que se consoliden los resultados. Hay que evitar presionar las áreas donde se ha introducido la grasa. En esos primeros momentos experimentaremos la sensación de que las áreas rellenadas están hinchadas, pero poco a poco esta inflamación irá disminuyendo. Asimismo, no se deben llevar a cabo acciones que impliquen movimientos bruscos, e intentar evitar al máximo golpearnos en las zonas operadas.

Publicidad