Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Vitamina C (ácido ascórbico)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (4 de Agosto de 2016)

© iStock

La vitamina C (ácido ascórbico) es esencial para el cuerpo humano porque desempeña una gran variedad de funciones en el orgamismo. Ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y es importante para la formación de tejido conectivo de los huesos, las encías y los dientes. El cuerpo no es capaz de sintetizar vitamina C por lo que el aporte se tiene que hacer a través de los alimentos.

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble por lo que se disuelve en el agua y todo lo que no se utilice se elimina a través de la orina. No se puede almacenar en el organismo y, por este motivo, el aporte tiene que ser constante. Esta vitamina se encuentra sobre todo en la glándula pituitaria (hipófisis), en el cerebro, en los glóbulos blancos (leucocitos), en el cristalino, en el hígado y en el bazo.

En el pasado, se producía con frecuencia un déficit de vitamina C en los marineros porque no tenían acceso a frutas y verduras frescas durante largos periodos de tiempo y esta deficiencia producía la enfermedad conocida como escorbuto.

La vitamina C se encuentra sobre todo en los vegetales como el espino amarillo, las grosellas negras, el kiwi y los cítricos. También está presente en el pimiento, el brócoli, los tomates, la col, el rábano, la coliflor y las patatas.

Publicidad