Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Proteína

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Carencia de proteínas

Si la toma de proteínas es insuficiente (es decir, a partir de una toma de proteínas de 0,4 a 0,6 g/día), la capacidad física y anímica disminuyen en primer lugar. Además, en caso de carencia, se perjudica el sistema inmunitario, lo que tiene como consecuencia una alta predisposición a las enfermedades infecciosas. La falta de proteínas también puede provocar una aceleración de los procesos de envejecimiento en el cuerpo. En caso de falta masiva de proteínas pueden aparecer edemas importantes, es decir, almacenamiento de líquidos en los tejidos.

En caso de un suministro excesivo de proteínas pueden tener consecuencias metabólicas en diversos sistemas y órganos de la economía, incluyendo alteraciones en el metabolismo hidroelectrolítico y ácido base, en el metabolismo óseo, en la función renal y en la función endocrina. De particular significación son las alteraciones del crecimiento en la edad pediátrica, y el riesgo aumentado de urolitiasis, osteoporosis y obesidad en etapas posteriores de la vida.







Publicidad