Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Fluorización

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Pedro Argudo ( de Onmeda.0000-00-00 00:00:00 de 0000-00-00 00:00:00)

© Jupiterimages/PhotoDisc

El término fluorización se refiere al aporte de una cantidad adecuada de flúor. El flúor es un componente natural del cuerpo que está involucrado en la formación del hueso y en el crecimiento. Es también importante para la mineralización del esmalte de los dientes. En cuanto a la prevención de la caries dental se ha encontrado que la fluorización reduce la incidencia de caries significativamente. Los mejores resultados obtenidos en la prevención contra la caries se obtienen cuando el flúor se aplica directamente en el diente. El flúor ingerido con alimentos, tiene menos efecto en la prevención de la caries.

El flúor tiene un efecto positivo de diversas formas en la salud dental. El flúor tiene una función importante en la remineralización del esmalte dental. Después de comer, las bacterias presentes en la boca producen una sustancia muy ácida (placa bacteriana) que debilita y daña el esmalte dental dejando así al diente mucho mas vulnerable al ataque de las bacterias causantes de la caries. Para evitar esa debilitación del esmalte es necesario tener una correcta higiene bucal, que sea capaz de eliminar la placa bacteriana. Cuando el esmalte esta dañado y desmineralizado la aplicación de flúor tópico produce una remineralización del mismo, recuperándose la protección natural del diente.

El flúor también inhibe el metabolismo bacteriano y, por tanto, la producción de los ácidos que dañan el esmalte dental. Por este motivo, un suministro adecuado de flúor en determinados momentos es importante para la salud dental. Para la prevención de la caries, existen varias formas de aplicación del flúor. La ingesta de flúor diaria a través de los alimentos y el agua potable, sin embargo, no suele ser suficiente. Existen pastas dentales con alto contenido en flúor, así como colutorios que son muy útiles para la remineralización del esmalte. Otra opción es acudir a una clínica dental donde se aplica el flúor directamente sobre el diente en forma de barniz.

Cuando la ingesta de flúor es extremadamente alta, puede producirse la llamada fluorosis (envenenamiento por flúor). Los síntomas varían, dependiendo de si la sobredosis de flúor fue interna o externa.

Cuando la sobredosis es externa, es decir si se ha aplicado demasiado flúor a los dientes de forma tópica, aparecen manchas blancas en los dientes. Con un uso normal de los productos dentales con flúor, desarrollar una fluorosis es poco probable.

Si se toma demasiado flúor accidentalmente, por ejemplo, cuando un niño se ha comido un tubo de pasta dental con flúor, se pueden presentar síntomas de intoxicación, tales como náuseas, diarrea y vómitos. En una sobredosis pequeña, un vaso de leche puede ayudar a calmar las molestias. Para ingestas elevadas de flúor, sin embargo, se debe llamar a un médico para que atienda al paciente adecuadamente.

Publicidad