Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Cómo tratar el dolor de dientes

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (17 de Junio de 2015)

© iStock

El dolor de dientes es la causa más frecuente de consulta en las clínicas dentales. Se trata de uno de los dolores más molestos, con una gran variabilidad en cuanto a su intensidad y características. Algunos síntomas acompañantes del dolor son hinchazón, aparición de un flemón, presencia de caries, sensación de mal gusto o mal aliento.

En la dentina, que es la parte interna del diente, hay una serie de poros que conectan con los túbulos. En ellos se insertan pequeñas terminaciones nerviosas que reaccionan ante los cambios de temperatura, la acidez o el azúcar. El dolor se origina en las terminaciones nerviosas que se insertan en la pulpa del diente desde su raíz, ya que tanto el esmalte como el cemento del diente son insensibles.

El dolor de dientes puede ser agudo o crónico, dependiendo de la causa; intenso o leve; y momentáneo (al masticar o por presión) o continuo. En ocasiones se produce al comer o beber algo caliente, frío, ácido o dulce debido a la pérdida de grosor del esmalte o al retraimiento de las encías, lo que deja al descubierto la dentina. En este caso el dolor es intenso, muy localizado y de corta duración.

Causas frecuentes del dolor de dientes

Las causas del dolor de dientes pueden ser muy diversas. Generalmente se produce a consecuencia de una inflamación o infección. La hipersensibilidad dentinaria (HD) es la causa más frecuente de dolor dental. Se trata de un dolor intenso y transitorio causado por la exposición de la dentina al medio oral y que aparece tras el contacto de ésta con un estímulo externo. Un cepillado incorrecto, la ausencia de higiene dental, el bruxismo, una enfermedad periodontal, la rotura de un diente o algunos tratamientos como la colocación de la ortodoncia o la realización de un empaste pueden causar sensibilidad dental, que afecta a 1 de cada 7 adultos. Si no se trata correctamente puede desencadenar la aparición de patologías bucales como gingivitis, periodontitis o caries, producidas por bacterias que atacan el esmalte.

Otras causas pueden ser:

  • Golpes, rotura de dientes o fisura dental, una fractura en la que los fragmentos no se han desplazado pero que permite el paso de gérmenes de la cavidad bucal hacia el canal pulpar.
  • Empastes mal implantados o irritación tras un tratamiento dental, cuando los materiales empleados provocan molestias locales.
  • Abscesos o acumulaciones de pus debido a alguna infección.
  • Restos de alimentos que ejercen presión.
  • Raíces dentales expuestas, cuando las encías se retraen y descienden dejando visible parte de la raíz.
  • Periodontitis, una inflamación de los ligamentos y los huesos que se produce como consecuencia de la gingivitis.
  • Bruxismo o rechinar de dientes, que los desgasta hasta dejar la dentina expuesta. Está relacionado con el estrés, ante el cual apretamos los dientes y ello puede provocar dolor de muelas, de cervicales o de cabeza y molestias en dientes y cara. En este caso se recomienda dormir con una férula de descarga.
  • Dolor referido, cuyas causas se originan en otro lugar del cuerpo.
  • Dolor pulpar: la respuesta de la pulpa a un estímulo exterior depende de la intensidad de éste y del estado la propia pulpa, que va cambiando con la edad. Las caries o la enfermedad periodontal pueden ser la causa del dolor. La pulpitis aguda (inflamación de la cavidad pulpar del diente) es la principal causa del dolor de muelas.

El dolor de muelas es la causa más frecuente de dolor en la región facial. Intenso y punzante, aparece en respuesta a estímulos y tiene dos causas principales. La primera es cuando una caries alcanza el interior del diente y deja expuesta la terminación nerviosa del mismo. La otra es cuando las fibras que sostienen el diente en el alvéolo se infectan (absceso). Si la inflamación progresa puede provocarse una infección dental; el dolor entonces será intenso y continuo, aumentando si se presiona el diente.

Cómo hay que tratar el dolor de dientes

Ante un dolor de dientes siempre hay que acudir al dentista. Mientras tanto se puede aliviar las molestias antes de llegar a la consulta:

  • Enjuagando la boca, previamente limpia, con agua tibia o salada, sin tragarla, mezclando una cucharadita de sal en un vaso mediano de agua tibia. También se puede usar un enjuague de peróxido para las infecciones en la boca, que se puede utilizar de manera periódica durante todo el día antes de ver al dentista. Después se pasa el hilo dental con suavidad entre los dientes.
  • Aplicando en el exterior de la boca o de la mejilla hielo o una comprensa fría para adormecer el dolor.
  • Aplicando en la zona una bolsa de té que no esté muy caliente. Los taninos pueden ayudar a aliviar el dolor en caso de inflamación o irritación de las encías.
  • Usando analgésicos, previa consulta con el dentista o un farmacéutico.

Cómo prevenir el dolor de dientes

La higiene bucal es el mejor modo de prevenir el dolor dental. Siempre se debe cepillar la dentadura después de las comidas, utilizando una pasta dentífrica con flúor. Es conveniente además utilizar seda dental o cepillos interproximales para limpiar los espacios que quedan entre los dientes.

Para mantener la dentadura y las encías sanas se debe limitar el consumo de alimentos y líquidos dulces y evitar los dulces pegajosos, que se quedan adheridos al diente, a las horas de las comidas y especialmente evitar su consumo entre comidas.

Además se debe acudir de manera regular al dentista para realizar revisiones preventivas.

Por María Miret García

Publicidad