Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Anatomía de los dientes

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Pedro Argudo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Los dientes, componentes del aparato masticador, se encuentran anclados al maxilar superior y al maxilar inferior a través del periodonto. Los dientes sirven para la masticacion de alimentos y, al triturarlos, cumplen una importante función previa a la digestión. Esta descripción simplificada muestra los diferentes componentes estructurales de los dientes.

Corte transversal de un diente.

Un diente puede dividirse en una sección visible y una sección no visible que se encuentra en el hueso debajo de la mucosa bucal. Cuando el diente está sano, la parte visible se compone de la llamada corona. La parte más larga del diente se halla oculta y está formada por el cuello (situado bajo la encía) y la raíz, que se une al maxilar a través del denominado periodonto. Existen dientes unirradiculares, como por ejemplo los incisivos, y multirradiculares, como las muelas; las muelas del maxilar superior tienen por lo general tres raíces, mientras que las del maxilar inferior poseen dos.

Esmalte dental

El esmalte dental es una capa mineral de gran pureza, que recubre externamente la corona del diente. El esmalte es muy duro y su función es proteger el diente frente a las influencias perjudiciales del exterior, sobre todo del desgaste. Se compone en un 95% de su peso de minerales (fundamentalmente fosfato y calcio), en un uno por ciento de sustancias orgánicas (proteínas) y en un cuatro por ciento de agua.

En el esmalte dental es donde actúa el fluoruro a la hora de prevenir las caries (profilaxis de la caries). El fluoruro forma cristales de mayor tamaño, con lo que se reduce el volumen de los poros, mejora el proceso periódico de formación de la capa mineral (remineralización) e influye positivamente sobre el metabolismo de la placa dental.

El famoso agujero en el diente

Dentina

Debajo del esmalte se encuentra la dentina. Esta no solo rodea la corona, sino también la zona de la raíz, concretamente la pulpa dentaria. La dentina adyacente al esmalte (dentina del manto) se diferencia estructuralmente de la dentina cercana a la pulpa (dentina circumpulpar). Los denominados túbulos dentinarios, que contienen parcialmente prolongaciones de neuronas, poseen una densidad variable; la densidad tubular es superior en la proximidad de la pulpa. Los túbulos laterales de la dentina del manto contienen una mayor cantidad de un líquido transparente.

A diferencia del esmalte, formado por mineral de gran pureza, en la dentina pueden llevarse a cabo procesos de adaptación en modo de dentina terciaria, calcificaciones de conductos y desplazamiento de líquido (en un grado limitado). Esta propiedad está vinculada a la alta proporción de componentes orgánicos de la dentina, formada en un 20% de su peso por sustancias orgánicas, en un 70% por minerales y en un 10% por agua. Esta composición también hace que la dentina sea más blanda que el esmalte.

Cemento

Desde el área de transición entre la corona y la raíz del diente, un tejido conectivo mineralizado, denominado cemento dental, recubre la superficie de la raíz. El cemento no contiene nervios ni vasos sanguíneos, y anatómicamente no forma parte del diente, sino del periodonto. El periodonto está compuesto por los huesos que rodean los dientes, el tejido conectivo y la mucosa.

Pulpa

La pulpa dentaria, que forma la estructura interna del diente, posee células, vasos sanguíneos y fibras nerviosas. Se diferencia entre pulpa coronaria y pulpa radicular tan solo en base a su localización, ya que ambas forman una misma unidad orgánica. Los dientes sanos, que contienen una pulpa intacta, reciben el nombre de dientes vitales, lo que quiere decir que reaccionan ante los estímulos externos como por ejemplo el frío. En los dientes enfermos puede extenderse una inflamación a través de este sistema hasta los huesos del extremo de la raíz (pulpitis).

La dentadura

La dentadura humana se compone de diversos tipos de dientes. A la hora de poner en práctica medidas terapéuticas es necesario tener en cuenta sus particularidades anatómicas correspondientes, sobre todo en lo que respecta a la longitud radicular y el número de raíces:

  • Incisivos: en forma de cincel, con una sola raíz
  • Caninos: con corona triangular y raíz larga
  • Premolares: situados delate de los molares, con corona de dos cúspides y una raíz
  • Molares: muelas de gran tamaño, con corona de cuatro o cinco cúspides; los molares del maxilar superior tienen tres raíces, los del maxilar inferior poseen dos

La dentadura de los niños (dentadura de leche) se compone de 20 piezas, mientras que la de los adultos está formada por 32 dientes definitivos (incluyendo las muelas del juicio).

La dentadura de los adultos está constituida por los siguientes tipos de dientes:

  • 8 incisivos
  • 4 caninos
  • 8 premolares
  • 12 molares

Nomenclatura FDI.

La nomenclatura FDI es un sistema especial para la denominación precisa de los dientes. En este sistema se asigna una cifra a cada diente tomando como base un principio sencillo. Los dientes se numeran empezando por la mitad derecha del maxilar superior desde el incisivo central hasta el último molar:

Nomenclatura FDI

Hemiarcada superior derecha
11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18
Hemiarcada superior izquierda
28, 27, 26, 25, 24, 23, 22, 21
Hemiarcada inferior izquierda
38, 37, 36, 35, 34, 33, 32, 31
Hemiarcada inferior derecha
41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48

Siguiendo este sistema, al canino inferior derecho le correspondería por ejemplo el número “43”.

Fuentes

Anatomía de la sonrisa; Galip, Gürel; 2010; Elsevier.

Onmeda International

Publicidad