Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Prueba de embarazo (test de embarazo)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (20 de Enero de 2016)

© Jupiterimages/Stockbyte

Una de las formas más sencillas de saber si una mujer está embarazada o no es realizar una prueba de embarazo. La alternativa más rápida es hacer un test de orina que se puede conseguir sin receta en una farmacia. Sin embargo, y aunque ocurre rara vez, los resultados pueden ser erróneos. El resultado más preciso y fiable se obtiene mediante un análisis de sangre pautado por el médico de Atención Primaria o una ecografía prescrita por el ginecólogo, en caso de que la mujer se encuentre en una semana de gestación más avanzada.

Frecuentemente, ciertos síntomas del embarazo pueden indicar, con bastante certeza, que una mujer tal vez está embarazada. Sin embargo, estos no suelen ser muy claros y fiables. El origen de dichos síntomas puede estar en otra razón completamente distinta, por eso no constituyen un signo claro de embarazo.

Resulta mucho más seguro realizar una prueba de embarazo. Muchas mujeres no pueden esperar y se compran un test en la farmacia. Estos pueden diagnosticar o descartar un posible embarazo desde antes de la primera falta, sin embargo, el porcentaje de error en este caso es muy elevado. Además, los falsos negativos se producen a menudo, de manera que hay que volver a hacer un test de embarazo más adelante de todas formas.

Es más sensato realizar un test de orina tras confirmar el retraso menstrual. Cualquier mujer puede encontrar fácilmente este tipo de prueba en una farmacia. Las pruebas de embarazo (test de embarazo) más sencillas muestran dos rayas cuando se está embarazada y una cuando no se está embarazada. Además de los test convencionales, existen también una amplia variedad de modernos test que muestran el resultado de manera digital y también indican la posible semana de gestación. Los fundamentos y la fiabilidad de todos estos test de orina son los mismos. Todos estos extras son, no obstante, bienvenidos por las mujeres con deseos de tener hijos, que no pueden esperar y prefieren enterarse lo más rápido posible de los detalles de su posible embarazo.

Sin embargo, los test de orina convencionales también pueden dar falsos negativos, y rara vez también falsos positivos. Por eso es importante hacer una visita al ginecólogo cuanto antes si hay sospecha de un posible embarazo. En la visita, se realizará otro análisis de orina, te solicitarán uno de sangre y, además, te derivarán a tu ginecólogo, que te realizará una ecografía.

Publicidad