Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Punción lumbar (punción espinal)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Como punción lumbar (punción espinal) se entiende la recogida de una muestra de líquido cefalorraquídeo para un análisis bioquímico, microbiológico o citológico. En raras ocasiones, se emplea para disminuir la presión del fluido cerebroespinal.

El líquido cefalorraquídeo es un líquido claro que rodea el cerebro y la médula espinal y protege como un amortiguador a estos dos órganos de las influencias externas, absorbiendo los choques o caídas. En el interior del cerebro también hay cavidades llenas de líquido cefalorraquídeo conectadas con el líquido cefalorraquídeo de los espacios exteriores.

El diagnóstico del líquido cefalorraquídeo, o análisis del líquido espinal arroja luz sobre la composición del líquido cefalorraquídeo y juega un papel importante en el diagnóstico de enfermedades del cerebro y la médula espinal. Como parte de un diagnóstico del líquido cefalorraquídeo se determina por ejemplo las siguientes situaciones:

  • Si el líquido cefalorraquídeo muestra cambios de color.
  • Si hay células extrañas en el líquido cefalorraquídeo, y qué tipo de células son.
  • Si hay cantidad excesiva de proteínas en el líquido cefalorraquídeo.
  • La cantidad de glucosa y lactato del líquido cefalorraquídeo.
  • Si hay exceso de anticuerpos (inmunoglobulinas) en el líquido cefalorraquídeo.

Durante la recogida de líquido encefalorraquídeo, el médico puede determinar al mismo tiempo la presión del líquido cefalorraquídeo.

La ventaja de una punción lumbar es que se puede obtener líquido encefalorraquídeo de la columna lumbar con una aguja hipodérmica. El riesgo de lesión de la médula espinal puede ser excluido en una punción lumbar.

Una punción lumbar también puede servir no sólo para obtener líquido encefalorraquídeo, y por lo tanto su diagnóstico, sino que también puede tener fines terapéuticos. Significa que podemos, por ejemplo, utilizar una punción lumbar para:

  • Introducir una sustancia en el líquido cefalorraquídeo (por ejemplo, anestésicos locales, antibióticos, citostáticos, agentes de contraste).
  • Reducir la presión del líquido encefalorraquídeo si es demasiado alta.

Publicidad