Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Hemograma

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Información general

Un hemograma es un tipo de análisis de sangre. En un examen médico completo, en caso de sospecha de infecciones o trastornos en la formación de la sangre y antes de intervenciones quirúrgicas, por lo general, el médico solicita un hemograma. Existen dos tipos de análisis de la composición de la sangre, el hemograma y la fórmula leucocitaria. Ambos análisis conforman el hemograma completo.

El hemograma comprende el análisis de las concentraciones existentes en la sangre de los siguientes compuestos:

  1. Células sanguíneas:
  2. Hemoglobina (pigmento de la sangre)
  3. Hematocrito (porcentaje de las células sanguíneas en el volumen total de la sangre)

Valores normales del hemograma

Valores normalesHombresMujeres
Eritrocitos4,5-5,6 mill./µl4,2-5,4 mill./µl
Reticulocitos3-18/1.000 eritrocitos3-18/1.000 eritrocitos
Leucocitos4.000-11.000/µl4.000-11.000/µl
Trombocitos150.000-4000.000/µl150.000-400.000/µl
Hemoglobina14-18g/dl12-16g/dl
Hematocrito42-52%37-47%

NOTA: los valores normales del hemograma pueden variar ligeramente su rango dependiendo del laboratorio que analice la sangre, por ello, siempre vienen los “valores de referencia” junto a los resultados en cada informe de análisis.

Para realizar un hemograma se necesitan algunos mililitros de sangre pura. Esta prueba es útil, por ejemplo, en caso de sospecha de infecciones o trastornos en la formación de la sangre y antes de operaciones, para conocer con anterioridad las posibles desviaciones de los valores.

Si los valores del hemograma son elevados o demasiado bajos, se pueden determinar las enfermedades que causan estos cambios. Una cifra alta de leucocitos es, casi siempre, signo de una infección aguda provocada por bacterias, hongos o parásitos. Otras causas, sin embargo, pueden ser hemorragias, alergias y leucemia (cáncer en la sangre).

Se habla de anemia si la cifra de eritrocitos en sangre es más baja de lo normal. Esto puede deberse a una producción reducida de eritrocitos causada por una falta de hierro, vitamina B12 o ácido fólico, que el cuerpo necesita para producir eritrocitos o una hemorragia y la consiguiente pérdida de sangre. La ingesta adecuada de hierro (anemia por falta de hierro) se puede deber a pérdidas (menstruación abundante), una alimentación incorrecta o por trastornos de la absorción del hierro en el intestino.

Significado de los valores de un hemograma

Hematocrito

El hematocrito es la proporción de células sanguíneas en el volumen total de la sangre, es decir, la proporción entre componentes sanguíneos sólidos y líquidos. El hematocrito informa sobre la fluidez de la sangre. En definitiva, se considera que, cuanto más alto es el hematocrito, más espesa es la sangre, lo que reduce su fluidez.

Los valores normales del hematocrito están altamente vinculados a la edad y el sexo y dependen de la cantidad de glóbulos rojos (eritrocitos), ya que los eritrocitos constituyen la mayor parte de las células sanguíneas.

Eritrocitos (glóbulos rojos) o reticulocitos

Eritrocitos.

Los eritrocitos contienen la hemoglobina que se encarga de la fijación del oxígeno y el dióxido de carbono en los glóbulos rojos. El oxígeno respirado se distribuye por el cuerpo gracias a la hemoglobina de los eritrocitos. El suministro de oxígeno y la concentración de eritrocitos dependen fuertemente uno del otro. Los eritrocitos se forman en los adultos en la médula ósea roja y, hasta que se convierten en eritrocitos “maduros”, pasan por varias etapas evolutivas. Junto a los eritrocitos preparados, los reticulocitos son su última etapa previa y también se pueden comprobar en la sangre. Muchos reticulocitos en sangre significa que el cuerpo crea actualmente muchos eritrocitos.

  • Valor elevado de eritrocitos (policitemia) Un aumento del valor de los eritrocitos se atribuye, casi siempre, a una falta de oxígeno. En caso de falta de oxígeno, el cuerpo incrementa una hormona, la llamada eritropoyetina, que estimula la formación de nuevos eritrocitos. La alta proporción de eritrocitos debe compensar la falta de oxígeno. La causa de la falta de oxígeno puede ser de tipo natural. Por ejemplo, el valor de eritrocitos aumenta al permanecer en montañas altas donde el aire contiene menos oxígeno. Pero también puede tener una causa patológica, por ejemplo, consumo de tabaco, las enfermedades pulmonares y cardíacas pueden afectar al suministro de oxígeno del cuerpo lo que puede también aumentar el valor de los eritrocitos. La denominada pseudopolicitemia existe si, con motivo de una gran pérdida de líquidos, como por ejemplo, en caso de fuertes diarreas o vómitos, el porcentaje de eritrocitos en la sangre aumenta. La cifra real de eritrocitos no cambia en este caso solo hay una concentración de la misma.
  • Valor reducido de eritrocitos (anemia) Existen dos causas principales para la anemia:
    • Anemia debida a una pérdida de sangre: tras operaciones con heridas que han sangrado mucho o similares.
    • Anemia debida a una producción reducida de eritrocitos: el cuerpo necesita para la fabricación de eritrocitos sustancias como hierro, vitamina B12 y ácido fólico, que se deben ingerir en pequeñas cantidades a través de la alimentación. La ingesta de hierro inadecuada (anemia por falta de hierro) es una causa frecuente de anemia, ya sea por una alimentación incorrecta o por trastornos de la absorción del hierro en el intestino. También en caso de pérdidas de sangre prolongadas, por ejemplo, en caso de enfermedades gastrointestinales por inflamación (como la enfermedad de Crohn), el cuerpo necesita más hierro para reponer los eritrocitos “perdidos”. Además, durante el embarazo y la lactancia aumenta la necesidad de hierro de la madre.

Hemoglobina (pigmento rojo de la sangre)

La hemoglobina ferrosa de la sangre (abreviatura: Hb) es la encargada de la fijación del oxígeno y el dióxido de carbono en la sangre. En la determinación de la Hb se puede indicar, por una parte, la hemoglobina total existente en la sangre (=HbE) o solo la hemoglobina (=MCH) que contienen los glóbulos rojos (eritrocitos). El valor de la hemoglobina es necesario junto con el valor de los eritrocitos para determinar las causas de una (anemia).

  • Valor elevado de hemoglobina Un valor bastante elevado de Hb puede aparecer en caso de un aumento de los glóbulos rojos (policitemia), en caso de tumores cerebrales, una apoplejía (accidente cardiovascular agudo, infarto cerebral) o una meningitis, pero también en caso de estancias en montañas muy elevadas.
  • Valor reducido de hemoglobina (anemia) Un valor reducido de Hb es, en la mayoría de casos, signo de una anemia por falta de hierro. Pero también, en caso de enfermedades gastrointestinales por inflamación como la enfermedad de Crohn o diferentes enfermedades de los riñones, el valor de la Hb puede reducirse.

Leucocitos (glóbulos blancos)

Los glóbulos blancos (leucocitos), de los que existen diferentes subtipos, juegan un papel importante en la defensa del cuerpo. Protegen el cuerpo de enfermedades y patógenos como una “policía sanitaria”. Siguen el torrente sanguíneo y pueden abandonar el sistema circulatorio para cumplir en los tejidos su función defensora. El valor de los leucocitos informa sobre posibles inflamaciones o infecciones en el cuerpo. Si la diferencia de valor es importante, el médico solicitará también una fórmula leucocitaria para el diagnóstico.

  • Cifra elevada de leucocitos (leucocitosis) Una cifra elevada de leucocitos puede indicar muchas causas. Casi siempre es signo de una infección aguda provocada por bacterias, hongos o parásitos. Otras causas, sin embargo, pueden ser también, intoxicaciones agudas, hemorragias, alergias, estados de shock y leucemia (cáncer en la sangre).
  • Cifra reducida de leucocitos (leucopenia) Si la cifra de leucocitos es bastante reducida, casi siempre se debe a una infección vírica. También enfermedades como la malaria o el tifus pueden ser causa de una cifra baja de leucocitos. Además, el deterioro de la médula ósea, por ejemplo, como consecuencia de una radiación o tratamiento con medicamentos (medicamentos contra el cáncer) o una hiperfunción del bazo (hiperesplenismo) pueden ir ligados a una reducción de la cifra de leucocitos.

Plaquetas (trombocitos)

Las plaquetas (trombocitos) son importantes para la coagulación de la sangre, por este motivo, unos valores muy divergentes en los trombocitos indican problemas en la coagulación sanguínea.

  • Cifra elevada de trombocitos La cifra de trombocitos se ve, casi siempre, afectada por infecciones severas y enfermedades cancerígenas. También las operaciones y heridas acompañadas de una gran pérdida de sangre pueden conllevar un aumento del número de trombocitos.
  • Cifra reducida de trombocitos Existen muchas causas para que exista una cifra reducida de trombocitos. Por una parte, la formación de trombocitos puede verse afectada por una falta de vitamina B12, una falta de ácido fólico, por daños por radiación o medicamentos. También un consumo alto de trombocitos, por ejemplo, por infecciones, alergias, en caso de agrandamiento del bazo (hiperesplenismo) o una coagulación sanguínea descontrolada (coagulación intravascular disemiada) son posibles causas de la existencia de pocos trombocitos en la sangre.

Fuentes

Manual Washington de Terapéutica Médica; S. N. Ahya. K. Flood. S. Paranjothi; 30ª ed. 2001; Lippincott Williams & Wilkins.

Hematología, Patología Médica. Medicina 2000; J.M. Moraleda Jiménez; 1996; Ed. Medicina 2000.

Tratado de Fisiología Médica; Arthur C. Guyton; 8ª ed.1995; Interamericana-McGraw-Hill.

Onmeda International

 







Publicidad