Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Ecografía para la prevención del cáncer de mama

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (24 de Abril de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La ecografía es un sistema de diagnóstico por imágenes que permite analizar y evaluar el tejido de la mama. Una ecografía es muy efectiva para la prevención del cáncer de mama porque permite detectarlo de forma precoz. Este procedimiento mediante imágenes no utiliza rayos X, no usa radiación, con lo que es menos peligroso.

Una ecografía es una sonda ultrasónica que el médico pasa por la piel durante el examen y emite ondas de ultrasonidos. Dichas ondas, pasan a través de los tejidos y todos los lugares en que se encuentran diferentes tipos, y también en la transición entre el tejido sano y el patológicamente modificado en la mama, las ondas de sonido que emite la sonda se reflejan. Un ordenador convierte esta información en imágenes. El médico mueve la sonda o la pone sobre la piel en diferentes ángulos, y puede observar el tejido desde varias perspectivas.

En la ecografía general o en la prevención del cáncer de mama el investigador también puede determinar si el tejido se moviliza bien o está adherido a planos profundos y mide su dureza y consistencia. Especialmente en la detección temprana del cáncer de mama esto es importante: los cambios benignos generalmente se pueden desplazar o comprimir bien (los tumores malignos, sin embargo, a menudo se adhieren con su entorno y no permiten el movimiento tan libremente).

Con ayuda del ultrasonido y una técnica de investigación especial, la Ecografía Doppler en Color, los tejidos también aparecen visibles en la pantalla de ultrasonidos con una imagen convertida en color según diferentes parámetros que se le indiquen. Esto es especialmente útil si durante el examen de ultrasonidos el médico se quiere extraer con una aguja una muestra de tejido (biopsia). A continuación, puede ir siguiendo desde la pantalla las estructuras que perfora con la aguja, evitando así los tejidos sanos y evitando arterias para no provocar hemorragias.


Publicidad