Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Donación de médula ósea

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (30 de Agosto de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

La médula ósea es el tejido esponjoso que se encuentra dentro de los huesos. Es ahí donde anidan las células madre o progenitores hematopoyéticos a partir de los cuales se producen las células sanguíneas (leucocitos, hematíes y trombocitos). Cuando la producción de esas células sanguíneas es excesiva, insuficiente o anómala, aparecen enfermedades como la leucemia. Para tratarlas, en ocasiones la única opción es realizar un trasplante de médula de una persona sana, que reemplace la médula enferma y permita al paciente volver a producir células sanguíneas de forma normal.

Sin embargo, para realizar un trasplante de médula es necesario encontrar un donante que sea compatible con el receptor. La compatibilidad nunca llegará a ser completa, pero debe ser suficiente para que la médula pueda permanecer indefinidamente en el cuerpo del receptor. Esta compatibilidad suele buscarse en principio entre los familiares directos, sobre todo entre los hermanos del paciente. Sin embargo, la probabilidad de que dos hermanos sean compatibles es solo del 25%, y la de que lo sea otro familiar desciende al 5%.

Para ayudar a los pacientes que necesitan un trasplante de médula y no tienen un familiar compatible, existen las donaciones voluntarias y los registros de donantes: personas que de forma, anónima, altruista y desinteresada se prestan a donar su médula ósea cuando algún paciente compatible con ellos la necesite.

La donación de médula ósea está recogida por el Real Decreto 1301/2006 que regula la utilización de tejidos humanos. La Fundación José Carreras contra la Leucemia es la única organización en España que está autorizada a mantener un registro de donantes de médula ósea.

Donación de células para pacientes con cáncer

Publicidad