Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Dieta astringente

Autor: Verónica López Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (27 de Enero de 2016)

© iStock

La dieta astringente se ha utilizado tradicionalmente en casos de diarrea aguda, normalmente provocada por una gastroenteritis. También llamada dieta blanda astringente o antidiarreica es un tipo de dieta progresiva en la que se van incorporando los alimentos poco a poco después de las pérdidas durante la enfermedad y el ayuno inicial. Es una dieta de fácil digestión que ayuda a restablecer la mucosa intestinal lesionada. En la actualidad, cada vez más profesionales no recomiendan esta dieta, especialmente en niños.

Una dieta blanda es aquella que se prescribe cuando hay algún problema en el aparato digestivo. Consiste en incorporar alimentos de fácil digestión y eliminar aquellos que puedan irritar el aparato digestivo o estimular la secreción de jugos gástricos. De esta forma, con la dieta blanda astringente se pretende reducir las secreciones gastrointestinales, ralentizar la velocidad del tránsito intestinal y mejorar la consistencia de las heces. Para ello, es necesario seguir unas pautas dietéticas y restringir ciertos alimentos de la dieta.

El primer paso después del diagnóstico es controlar la pérdida de líquidos y electrolitos y evitar la deshidratación que se puede producir a causa de la diarrea. La Organización Mundial de la Salud recomienda la siguiente fórmula de rehidratación por vía oral:

  • 1 litro de agua
  • Glucosa (20 g)
  • Cloruro sódico, (3,5 g)
  • Cloruro potásico, (1,5 g)
  • Bicarbonato sódico, (2,5 g)

Esta fórmula esta comercializada y se puede encontrar en farmacias en sobres monodosis que hay que verter en una jarra con un litro de agua, agitar hasta su disolución y beber inmediatamente, en pequeñas cantidades.

Después de la rehidratación y un ayuno absoluto de entre 4 y 6 horas en niños o hasta 12 horas en adultos, se recomienda empezar a comer sopas finas o agua de arroz y zanahoria en poca cantidad y frecuentemente. El siguiente paso sería incorporar a la dieta alimentos sólidos hervidos como pollo, pescado o arroz. Antes de volver a una dieta normal, se deben introducir progresivamente el yogur, la carne, el pescado y las verduras a la plancha o hervidas.

La dieta astringente en niños y bebés no es indispensable y las recomendaciones actuales la descartan. Para los menores con gastroenteritis o diarreas se aconseja seguir con una dieta normal reduciendo el consumo de azúcar y grasas.

Los nutrientes están disponibles


Publicidad