Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colonoscopia

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Lidia Arias (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Una colonoscopia es una prueba diagnóstica que consiste en la exploración integral del intestino grueso mediante un endoscopio. El endoscopio es un tubo con un diámetro de 1,2 centímetros con una pequeña cámara en su extremo.

La colonoscopia es el método más seguro para detectar prematuramente el cáncer de intestino porque, con la óptica, el médico puede explorar la mucosa intestinal y valorar su estado. La colonoscopia moderna es capaz de representar todas las imágenes como un video y almacenarlo. Los puntos llamativos de la mucosa intestinal, al igual que los posibles pólipos (predecesores benignos de cáncer) que se encuentren, se pueden extirpar durante la exploración mediante un canal de trabajo dentro del tubo sin que se requiera una intervención mayor.

La colonoscopia sigue teniendo muy mala imagen porque se percibe como un proceso desagradable que rebasa los límites del pudor. Sin embargo, la colonoscopia solo es dolorosa en muy pocos casos.

En España,la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud aprobó en el año 2009 la propuesta de realizar el cribado poblacional (es decir a la población general, sin factores de riesgo) del cáncer de colon y recto en los hombres y mujeres entre 50 y 69 años con periodicidad bienal y mediante la prueba de la detección de la sangre oculta en heces. Si es positivo se realiza una colonoscopia.

La asociación Española contra el Cáncer recomienda una colonoscopia completa en las poblaciones de riesgo. Estas son las siguientes:

  • Personas mayores de 50 años.
  • Personas con antecedentes personales y familiares de cáncer colorrectal y/o pólipos. Se aconseja realizar una colonoscopia cada dos años.
  • Personas diagnosticadas de enfermedad inflamatoria intestinal o poliposis colónica familiar.

Publicidad