Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Entrevista con Carmen Hernández, Oncóloga Infantil

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo ( de Onmeda.0000-00-00 00:00:00 de 0000-00-00 00:00:00)

El cáncer infantil es, afortunadamente, una enfermedad rara. Cada año se diagnostican unos mil nuevos casos en España. Gracias al avance de los tratamientos, las tasas de supervivencia en muchos casos alcanzan el 80%.

Sin embargo, aún no se conoce por qué se origina la enfermedad ni hay posibilidad de prevenirla ni de realizar detección precoz. Aunque los niños toleran muy bien el tratamiento oncológico, la preocupación de los profesionales médicos es que sobrevivan al cáncer con el menor índice de efectos secundario a largo plazo.

La onco-hematóloga Carmen Hernández, médico en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, de Madrid, nos revela la situación del cáncer infantil en la actualidad.

El cáncer infantil es una enfermedad rara, según destaca la Dra. Carmen Hernández, por su baja frecuencia. Cada año se producen mil nuevos casos en España.

¿Cómo ha evolucionado el tratamiento del cáncer infantil en los últimos años?

En las últimas cuatro décadas se ha conseguido elevar las tasas de supervivencia del cáncer infantil de manera espectacular. Si en los años 80, sobrevivían al cáncer el 50% de los niños, ahora lo hacen un 80%.

Los esfuerzos futuros se encaminan ahora a mejorar los efectos secundarios a largo plazo de los tratamientos y a conseguir que el niño que se cura goce de una buena calidad de vida.

¿Cuál es el cáncer infantil más frecuente?

El cáncer infantil más frecuente es la leucemia linfoblástica aguda, seguida de los tumores que afectan al sistema nervioso central. Hay muchos tipos de cáncer infantil y el tratamiento está avanzando mucho en la mayoría de ellos. Está más estancado en el neuroblastoma, donde hay algunos casos, sobre todo con metástasis, que son muy resistentes al tratamiento, pero esperamos que se consiga mejorar en el futuro.

¿Cuál es la incidencia de cáncer infantil en España?

El cáncer infantil es una enfermedad rara, cuya incidencia es del 1%. Es cierto que es la segunda causa de muerte en pacientes de más de un año, pero, afortunadamente, el cáncer en niños es muy poco frecuente.

Su prevalencia es de 150 casos por cada millón de habitantes. En España se producen mil nuevos casos cada año; realmente es una enfermedad muy poco habitual.

¿Es igual el tratamiento oncológico en niños que en adultos?

El cáncer infantil tiene peculiaridades, que hacen que también varíe el tratamiento con respecto a los adultos. Se trata de tumores diferentes que los que afectan a los mayores, y la supervivencia en niños también es muy superior a la que se da en los adultos. Por otra parte, los niños son más sensibles al tratamiento. No son pacientes con otras enfermedades asociadas por la edad, y esto hace que soporten mucho mejor el tratamiento que los adultos.

¿Qué efectos secundarios sufren los niños que siguen un tratamiento oncológico?

Los efectos secundarios de la quimioterapia en los niños son similares a los que experimentan los adultos. Sufren alopecia, bajada de las defensas... En pacientes infantiles no solo nos fijamos en la toxicidad del tratamiento en ese momento, sino a largo plazo, para que no se den alteraciones en el crecimiento. En algunos niños que han sufrido un cáncer se ha visto que en el futuro hay mayor incidencia de trastornos como el déficit de atención (TDAH) y trastornos en el desarrollo.

Medicamentos contra el cáncer

¿Es posible prevenir el cáncer infantil?

Cuando damos la noticia a los padres de que su hijo tiene cáncer, una de sus primeras preguntas es: "¿Qué hemos hecho?" o "¿qué no hemos hecho bien?". Pero el cáncer infantil no se puede prevenir ni evitar. Aparece en unos pacientes y en otros no, sin que sepamos por qué.

¿Se puede hacer detección precoz del cáncer infantil?

En algunas ocasiones en que se han realizado programas de detección precoz en niños, por ejemplo, con el neuroblastoma, no ha resultado útil, por la alta tasa de falsos positivos registrados, con la consiguiente angustia que esto genera.

El cáncer infantil se diagnostica cuando ya hay síntomas. Como su origen es multifactorial y la etiología no se relaciona con nada en concreto, no se puede hacer detección precoz.

¿Tienen los hermanos de los afectados más riesgo de padecer cáncer?

En algunos estudios se ha visto que los hermanos de niños con determinados tipos de cáncer pueden tener un riesgo un poquito más elevado que la población general de padecer ese tumor, pero como es tan bajo, no se considera significativo, por lo que no se hacen programas de cribado (detección precoz).

¿Cómo se debe informar a un niño con cáncer de su enfermedad?

La información es siempre importante, y debe adaptarse tanto a los padres como a su hijo. Los niños no tienen conciencia de la gravedad, pero se encuentran mal, deben cambiar sus rutinas diarias, rompen con su entorno habitual, acuden al hospital, pasan por muchas pruebas..., por lo que necesitan saber qué les pasa y por qué se sienten así.

En ocasiones se les facilitan libros explicativos sobre la enfermedad y, en todo caso, la información que se les proporciona siempre debe ir adaptada a su caso y a su edad.

¿Cuál es el papel de la psicooncología en el tratamiento del cáncer infantil?

El tratamiento del cáncer infantil debe ser multidisciplinar: oncólogos, personal especializado de enfermería, psicólogos, radioterapeutas... El abordaje de la enfermedad debe ser conjunto.

En el caso de la psicooncología, el diagnóstico de un cáncer infantil resulta devastador para la familia, y hay que dar apoyo emocional a todos sus miembros. No solo al enfermo y a los padres, sino también al resto de hermanos, que ven cómo su entorno familiar se desestructura, que sus padres ya no pueden prestarles la atención de antes...

¿Por qué el abordaje del cáncer en adolescentes es distinto al del cáncer infantil?

En estudios de los últimos 15-20 años se ha visto que la supervivencia de adolescentes con cáncer es mayor cuando son tratados en unidades infantiles que cuando lo son en unidades oncológicas para adultos. En este momento, se está intentando desarrollar unidades especializadas en oncología del adolescente.

Es una edad difícil en la que, entre otras cosas, aceptar los cambios en la imagen corporal que conlleva el cáncer es más complicado, la relación con los padres varía... Por ello es importante que se creen unidades específicas para el paciente oncológico adolescente, con equipos multidisciplinares orientados a ellos.

¿Hay algún síntoma de alerta en el cáncer infantil?

Hay infinitos síntomas, pues existen muchos tipos de cáncer. La mayoría de las veces se trata de síntomas comunes y banales que se prolongan durante un periodo elevado de tiempo. Es decir, no hay síntomas clave ni signos de alarma como tal que puedan alertar a los padres, en primera instancia, de que su hijo padece un cáncer infantil.

Por Terry Gragera

Publicidad