Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Urticaria crónica

Autor: Rebeca Ruiz Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (9 de Febrero de 2016)

© iStock

La urticaria crónica es una enfermedad grave de la piel que causa habones por todo el cuerpo que se acompañan de prurito y, en ocasiones, angioedema y dolor. La urticaria crónica es un tipo de urticaria que se manifiesta por brotes que suelen durar, más o menos, entre un mes y un mes y medio. Durante este periodo las lesiones permanecen de forma continua y no desaparecen.

Suele ser muy complicado determinar la causa concreta y establecer un diagnóstico certero de la urticaria crónica. Esto dificulta los tratamientos precoces por lo que el manejo de la enfermedad es complicado y angustioso para el paciente. De hecho, es difícil encontrar el tratamiento más idóneo para cada paciente y es frecuente que el primer tratamiento de elección no sea eficaz y haya que recorrer largos periodos de “prueba – error” para conseguir encontrar el tratamiento más adecuado para cada caso.

La urticaria crónica es una enfermedad relativamente frecuente que afecta a entre un 1 y el 2% de la población. Entre el 10 y el 20% ha padecido, en algún momento de su vida, un cuadro agudo de urticaria. Esta enfermedad afecta a dos mujeres por cada hombre y tiene una mayor prevalencia en personas de entre 20 y 40 años.

Definición

La urticaria crónica es una enfermedad dermatológica grave que afecta a la piel de todo el cuerpo. Se caracteriza por la presencia de ronchas (habones), prurito y angioedema. En ocasiones también dolor. La intensidad de los síntomas varía de una persona a otra.

El angioedema es una inflamación de las capas más profundas de la piel (dermis profunda y tejido celular subcutáneo) y/o las mucosas. Esta inflamación puede ser dolorosa. Suele presentarse, sobre todo alrededor de los ojos y los labios, las zonas distales de las extremidades (manos y pies) y los genitales.

Los brotes de urticaria crónica suelen durar aproximadamente de un mes a un mes y medio y estos se repiten de forma periódica durante 1 a 5 años. Sin embargo, hay pacientes que padecen la enfermedad incluso durante décadas causando un grave impacto en su calidad de vida y en sus relaciones personales y profesionales. 

Síntomas

Los síntomas de la urticaria crónica se presentan de forma espontánea. No hace falta que haya un estímulo externo para que se manifiesten. Los principales síntomas son los siguientes:

  • Prurito. El picor es generalizado. El paciente tiende a rascarse para mitigar la sensación de picor pero esto solo agrava la situación.
  • Habón. Un habón es una roncha enrojecida. En la urticaria crónica se suele producir esta lesión por todo el cuerpo.
  • Angioedema. El angioedema es una inflamación de las capas más profundas de la piel. En el caso de urticaria crónica suele presentarse, sobre todo alrededor de los ojos y los labios, las zonas distales de las extremidades (manos y pies) y los genitales. Si un angioedema afecta a la zona orofaríngea se pueden obstaculizar las vías respiratorias y tener consecuencias graves. En caso de problemas respiratorios hay que acudir de forma urgente al médico.
  • Dolor. Algunos pacientes manifiestan dolor en la piel. Puede estar relacionado con el angioedema.

Las células que forman el sistema inmunitario o contienen histamina y si ésta se libera por un determinado estímulo se activan las fibras nerviosas de la piel y se produce el picor. El contacto de la histamina con los vasos sanguíneos provoca que estos liberen líquido que se va acumulando en la piel y provoca los habones o ronchas. Si esta inflamación afecta a las capas más profundas de la piel se produce el angioedema.

Causas

En la mayoría de los casos, la causa exacta de la urticaria crónica no se puede determinar con certeza. De hecho, únicamente se llegan a conocer las causas en un 10-30% de todos los casos. Además, Los síntomas aparecen de forma espontánea y sin seguir un mecanismo de activación claro.

En aproximadamente el 50% de los pacientes con urticaria crónica diagnosticada se ha demostrado que es el propio organismo el que provoca el brote al activarse el mecanismo autoinmune. El propio organismo de la persona activa las células de la piel que liberan histamina y el resultado es un cuadro de urticaria con picor, habones y, en ocasiones, angioedema.

En algunos pacientes se ha determinado que hay factores que pueden desencadenar o agravar un brote como son por ejemplo algunos alimentos, situaciones que provocan estrés, cambios de temperatura, cansancio o determinadas infecciones.

Diagnóstico

El diagnóstico de la urticaria crónica atiende principalmente a la clínica. Al contrario que en el caso de la urticaria aguda, en el que no hace falta hacer pruebas complementarias, en la urticaria crónica es recomendable analizar en profundidad cada caso para poder descartar otras patologías responsables del brote.

El diagnóstico consiste en las siguientes partes:

  • Anamnesis. Para crear un historial clínico completo. Se persigue encontrar información sobre el momento del inicio de los brotes, posibles desencadenantes o antecedentes familiares.
  • Exploración física de las lesiones.
  • Pruebas radiológicas.
  • Análisis de sangre. Se suelen pedir una analítica que incluya bioquímica, hemograma, proteinograma y VSG. Esto quiere decir, que en una analítica de diagnóstico incluye la velocidad de sedimentación globular, un estudio inmunológico (IgG, IgM, IgA, IgE, IgE específica (CAP; RAST)), un estudio del complemento C3, C4,CH50, CH 1 inhibidor, un estudio de la función de la tiroides, un control de los anticuerpos, un estudio de autoinmunidad, el factor reumatoide, serologías víricas, VDRL y crioglobulinas).
  • Análisis de orina y de heces para analizar la presencia de parásitos o de infecciones, por ejemplo.
  • Biopsia cutánea. Se puede realizar si las lesiones son muy persistentes o atípicas.
  • Test específicos: de provocación con alimentos, inhalantes, fármacos, cubito hielo, exposición lumínica, agitador vibratorio, dermografómetro, metacolina intradérmica, exposición aquagénica.

Según la sospecha etiológica se pueden pedir pruebas adicionales para descartar un angioedema hereditario, infecciones o enfermedades sistémicas.

Tratamiento

El tratamiento de la urticaria crónica no es genérico porque no se ha encontrado un tratamiento de elección que sea efectivo para todos los casos. La efectividad varía de un paciente a otro y hay que hacer muchas pruebas hasta encontrar el fármaco adecuado. Teniendo en cuanta que la causa de la urticaria crónica no se suele conocer encontrar el tratamiento más adecuado es complicado. El objetivo del tratamiento es mitigar los síntomas y evitar complicaciones. El tratamiento farmacológico principal son los antihistamínicos. Estos se pueden complementar según las necesidades de cada paciente.

  • Antihistamínicos. Los antihistamínicos ayudan a reducir los síntomas causados por la liberación de la histamina en el torrente sanguíneo (picor y habones). Suelen emplearse,preferiblemente antihistamínicos de segunda generación, como loratadina, cetirizina o ebastina, por su menor efecto sedante. Si persisten los síntomas tras el tratamiento puede ser necesario añadir un nuevo fármaco, los antihistamínicos de primera generación como dexclorfeniramina o hidroxicina.

Si la respuesta con estos fármacos no es la adecuada, es posible aumentar la dosis o combinar varios grupos de fármacos siempre bajo la prescripción del médico.

  • Corticoides. Se emplean sobre todo si los brotes son muy intensos y resistentes o se asocian con angioedema. Se suele pautar una dosis de choque y luego un tratamiento largo.
  • Tratamiento con anticuerpos. El anticuerpo anti-IgE (acarbosa y el omalizumab) ha sido aprobado como tratamiento para la urticaria crónica y el angioedema grave que no responden a otros tratamientos. Este anticuerpo actúa como intermediario en las reacciones alérgicas. Es un tratamiento muy caro.

Los pacientes con urticaria crónica deben evitar el consumo de ácido acetilsalicílico, algunos antinflamatorios no esteroideos (AINES), codeína, opiáceos, algunos aditivos alimentarios y alimentos que contengan histamina como el marisco, por ejemplo.

El tratamiento suele ser eficaz cuando se sigue de una forma constante y siguiendo las indicaciones del médico a pesar de no tener habones u otras lesiones. En la gran mayoría de los casos, tras varios años, la urticaria crónica desaparece por sí sola sin dejar ningún tipo de secuela.

No existen estudios científicos que indiquen que los tratamientos con homeopatía o con remedios caseros tengán efectividad por lo que no se recomienda su uso. En caso de duda siempre hay que consultar con el médico.

Evolución

Actualmente no existe un tratamiento definitivo para la urticaria crónica. Los brotes de urticaria se suelen presentar durante un mes y medio y repetir durante varios años. Pasado este tiempo la enfermedad puede desaparecer de forma espontánea sin dejar secuelas o volver a manifestarse años más tarde.

La urticaria crónica es una enfermedad muy angustiosa en la que los síntomas condicionan la calidad de vida del paciente. Para el paciente se pueden presentar complicaciones o situaciones asociadas como insomnio, depresión, aislamiento social, ansiedad o falta de energía.

En caso de que no se presenten más brotes no es necesario someterse a revisiones de control con el especialista.

Prevención

La urticaria crónica es una enfermedad que no se puede prevenir porque no se conocen las causas desencadenantes.

Si se sabe que la urticaria se produce por un factor determinante es recomendable intentar evitar este estimulante en la medida de lo posible para prevenir.

En algunos casos la urticaria se produce por una alteración en el mecanismo inmunitario de la persona. En estos casos el estrés, el cansancio o determinadas infecciones pueden favorecer o agravar un brote por lo que es recomendable llevar un estilo de vida saludable y tranquilo.

Fuentes:

  • Asociación de afectados por urticaria crónica; www.urticariacronica.org.
  • Diagnóstico clínico y tratamiento de Cleveland Clinic; William D. Carey; 2012; Manual Moderno.
  • Onmeda International


Publicidad