Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Urticaria: definición

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

El término urticaria describe un complejo grupo de enfermedades en el que se distinguen dos formas básicas atendiendo a la duración de la afección: urticaria aguda y urticaria crónica. Según la causa que provoca la dolencia se diferencian diez tipos de urticaria distintos (aunque existen varias clasificaciones), con independencia de si se trata de una urticaria aguda o una urticaria crónica. La característica común de todos ellos es la reacción cutánea que en la urticaria se presenta como erupciones pruriginosas en forma de habones o ronchas.

Estas ronchas están bien delimitadas y presentan una superficie irregular comparada con la piel no afectada. La piel está enrojecida, pica e, incluso, puede escocer. Casi la mitad de los casos vienen acompañados de una inflamación del tejido de la hipodermis (una de las capas que componen las mucosas) que puede presentarse en distintas localizaciones del cuerpo, originando el cuadro denominado angioedema. Solo en raras ocasiones la urticaria deriva en una reacción extrema y anómala de hipersensibilidad del sistema inmune, denominada anafilaxia, que puede resultar mortal si no se trata.

Urticaria aguda y crónica

En principio se distingue entre urticaria aguda y crónica. Se considera urticaria aguda cuando la enfermedad dura menos de seis semanas. En más del 90% de los casos, la urticaria aguda se resuelve espontáneamente, como mucho, seis semanas después de que aparezcan los primeros síntomas. En cambio, la urticaria crónica se manifiesta durante más de seis semana, lo que le hace adquirir su carácter de cronicidad.

Dentro de la categoría de urticaria crónica se diferencia, a su vez, en diferentes tipos:

  • Urticaria crónica continua con brotes diarios
  • Urticaria crónica recurrente. En esta forma de urticaria se alternan episodios de enfermedad con fases sin síntomas, pudiendo ambos estados durar semanas o meses.

Dependiendo de los factores desencadenantes, la urticaria evoluciona con tendencia a ser más bien aguda o crónica.





Publicidad