Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Infección por VIH y SIDA

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

SIDA y VIH no significan lo mismo. La abreviatura VIH indica el patógeno que causa la enfermedad del SIDA: el virus de la inmunodeficiencia humana. Una infección por VIH puede desembocar, tras una evolución de años, en la enfermedad del SIDA, una inmunodeficiencia.

La abreviatura SIDA significa síndrome de inmunodeficiencia adquirida (en inglés AIDS: Acquired Immuno Deficiency Syndrome). El VIH se transmite principalmente a través de las relaciones sexuales, pero también pueden provocarlo los productos sanguíneos infectados y las jeringuillas usadas intercambiadas entre drogodependientes.

La persona infectada por VIH se denomina VIH positivo y puede enfermar de SIDA más adelante. Tras días o meses de haberse infectado con el VIH, puede aparecer una enfermedad aguda por VIH. Los síntomas se asemejan a los de una infección gripal y parecen desaparecer pasados unos días o semanas. Después, el afectado puede estar años e incluso décadas sin molestia alguna.

La transmisión del VIH puede producirse por diversas vías:

  • Sexualmente.
  • Por jeringuillas infectadas, como sucede cuando los drogodependientes intercambian los objetos para inyectarse.
  • Por productos sanguíneos y aparatos médicos no desinfectados.

Hablar de una infección de SIDA es erróneo en sentido estricto, dado que lo que se transmite es el virus del VIH (infección por VIH) lo cual no tiene porqué derivar siempre en SIDA.

Para determinar si existe una infección de VIH, se puede realizar la denominada prueba del VIH. Esta consiste en una prueba de anticuerpos: en el caso de que existan anticuerpos contra el virus del VIH en la sangre, se supone que los virus del VIH también están en el cuerpo, por lo que la prueba resulta positiva. De ahí surge la idea de decir que alguien es “VIH positivo”. Para obtener un resultado seguro de la prueba, deberán haber pasado, tras una posible infección, al menos tres meses antes de realizársela. Este es el tiempo que aproximadamente necesita el cuerpo para crear anticuerpos que lo prueben. En el idioma de la calle algunos denominan a la prueba del VIH como prueba del SIDA, lo cual no es correcto, ya que la prueba no determina la enfermedad del SIDA sino que únicamente deja claro que lo que hay en el cuerpo son anticuerpos del virus del VIH.

En el desarrollo posterior de una infección por VIH sí pueden aumentar los síntomas característicos que en determinadas circunstancias dan paso a la erupción del SIDA. Si el SIDA es muy patente, los afectados pierden peso de manera evidente, sufren con más asiduidad enfermedades infecciosas que una persona sana y pueden desarrollar determinadas formas de cáncer que son típicas y características del SIDA (las denominadas enfermedades indicadoras de SIDA).

SIDA/VIH: ¿Qué es el VIH y el SIDA? ¿Cuáles son los efectos directos sobre la salud?

El SIDA es una enfermedad con una evolución crónica. Los avances de las investigaciones han conseguido convertir a esta enfermedad en un proceso crónico, gracias a nuevos medicamentos que impiden que el virus se extienda por el cuerpo, retardando así la aparición del SIDA. Por lo tanto, la enfermedad es tratable aunque no sea curable.


Publicidad