Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inflamación de glándula salival, cálculo salival (sialolitiasis)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (3 de Junio de 2016)

© Jupiterimages/Stockbyte

La inflamación de las glándulas salivares (sialoadenitis) generalmente es causada por un cálculo salival (sialolito), que se encuentra insertado en el conducto de salida de la glándula salival; en la saliva retenida pueden multiplicarse las bacterias y virus y causar una inflamación.

La causa de la formación de cálculos salivales (sialolitiasis) y, por tanto, de la inflamación de las glándulas salivales que se produce posteriormente, es una composición alterada de la saliva y enfermedades pre-existentes, (como la fibrosis quística o las paperas), con estrechamiento de las vías glandulares. Un cálculo salival puede desarrollarse en principio en cualquier glándula salival, normalmente en las glándulas salivales grandes. Los cálculos salivales suelen producirse de la tercera a la quinta década de la vida, pero incluso los niños pueden verse afectados.

Una inflamación de las glándulas salivales suele presentarse de forma repentina y unilateral (con las paperas, más frecuentemente bilateral). Un cálculo salival único (es decir, sin inflamación concurrente de las glándulas salivales), puede mostrar síntomas que dependen de su ubicación y tamaño. La inflamación de las glándulas salivales y los cálculos salivales suelen ocasionar una inflamación notable de la glándula afectada así como dolor. A menudo, los síntomas aumentan al comer, porque entonces se produce más saliva. Además, la piel puede enrojecerse en el área de la glándula afectada y puede producirse fiebre.

Por lo general, en una inflamación de las glándulas salivales se recomienda estimular la producción de saliva (por medio de los llamados estimulantes salivales, por ejemplo, ácidos, dulces sin azúcar, chicles o bebidas), para limpiar las glándulas salivales por el mayor flujo salival, y posiblemente para expulsar cálculos menores al exterior. Para el tratamiento de la inflamación de las glándulas salivales se utilizan fármacos analgésicos y antinflamatorios y los antibióticos son útiles contra las bacterias patógenas. Además, puede ser necesario eliminar quirúrgicamente un cálculo salival cuando la inflamación se mantiene a pesar de estos tratamientos, para eliminar la acumulación de saliva. Si se trata adecuadamente la inflamación de las glándulas salivales por lo general tiene un pronóstico favorable.


Publicidad