Te encuentras en:

Página de inicio > Enfermedades > Rotura de menisco > Tratamiento

Rotura de menisco: Tratamiento

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dra. Laura Osuna

En caso de rotura de menisco, el objetivo del tratamiento es disminuir el dolor o conseguir que desaparezca por completo. Además, debe servir para restablecer la movilidad y función de la articulación de la rodilla.

Básicamente se pueden distinguir dos tipos de procedimientos que pueden emplearse en el tratamiento de la rotura de menisco: el tratamiento conservador sin cirugía y el tratamiento quirúrgico. Las roturas pequeñas y estables pueden tratarse de forma conservadora (por ejemplo, con terapia de movimiento y medicamentos), aunque en la mayoría de las lesiones de menisco es necesaria la cirugía. Debido a su importante función de amortiguación y apoyo, se intenta conservar la mayor parte posible del menisco.

Tratamiento conservador

Si el médico realiza un tratamiento conservador para la rotura de menisco, en primer lugar es necesario conocer la evolución natural de la enfermedad. Para ello, el médico explica de qué manera influye el comportamiento de las articulaciones en la vida diaria (por ejemplo, evitar ponerse en cuclillas o practicar deportes que impliquen cambios bruscos de dirección). Si se realiza fisioterapia regularmente, los afectados pueden fortalecer una musculatura débil (sobre todo mediante el ejercicio en la musculatura de los muslos). La electroterapia puede apoyar este tratamiento. También puede aliviar algo de peso en las rodillas con el uso de muletas. Si además de la rotura de menisco padece artritis, vel dolor se alivia enfriando la articulación.

En las lesiones tales como la rotura de menisco, el tratamiento con medicamentos va dirigido al dolor y las inflamaciones. Se pueden utilizar antiinflamatorios sin cortisona (antirreumáticos no esteroideos). En casos aislados, si las molestias son muy fuertes, pueden inyectarse anestésicos locales y antiinflamatorios (por ejemplo, cortisona) directamente sobre la articulación de la rodilla.

Tratamiento quirúrgico

Mientras que hasta hace 20 años los cirujanos y los ortopedas tenían que operar muy a menudo las roturas de menisco, en la actualidad la mayoría de los casos pueden tratarse mediante una artroscopia con anestesia general o local. Es posible incluso realizar las intervenciones de forma ambulatoria, aunque en algunos casos es necesaria la hospitalización. La estancia en el hospital en estos casos no suele durar más de una semana. La cirugía abierta solo es necesaria si, además de la rotura de menisco, resultan también afectados los huesos o los ligamentos.

En el tratamiento quirúrgico se puede distinguir entre la extracción parcial del menisco (más común) y la sutura de menisco.

En la extracción parcial del menisco se extraen todas las partes del menisco destrozadas y dañadas. Si existe inestabilidad en la rodilla o una mala alineación de las piernas, el cirujano puede emplear ligamentos artificiales o corregir los huesos quirúrgicamente (osteotomía). Ya que, sobre todo en los jóvenes afectados, la eliminación total del menisco puede conllevar a una artrosis temprana, en casos excepcionales puede realizarse un implante de colágeno de parte del menisco.

Con la sutura de menisco es posible conservar todo el tejido cartilaginoso mediante la restauración del menisco. Tras suavizar los bordes de la rotura, el cirujano sutura el menisco y lo restaura a su forma original. Este método se recomienda en pacientes jóvenes, ya que en estos casos el menisco no tiene ningún desgaste significativo.

En muchos casos se emplean ambos tratamientos combinados (la extracción parcial del menisco y la sutura de menisco) para recuperar la mayor cantidad posible de tejido cartilaginoso sano.

Página siguiente: Rotura de menisco: Evolución

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.