Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Rotura del manguito de los rotadores (desgarro del manguito rotador): el manguito rotador

Autor: Redacción Onmeda (15. octubre 2010)

El manguito rotador desempeña un papel muy importante en el funcionamiento de la articulación del húmero. Debido a su estructura especial, la articulación del húmero dota al brazo de una gran libertad de movimiento: al contrario que en otras articulaciones, como la de la cadera o la rodilla, el contacto entre la cabeza del húmero y la cavidad cotiloidea del omoplato se limita a una pequeña superficie. Por ejemplo, en la articulación de la cadera la cavidad cotiloidea del hueso ilíaco rodea gran parte de la cabeza del fémur y la sirve de sujeción hasta cierto punto.

Por el contrario, al presentar una superficie articular pequeña, la articulación del húmero depende del manguito rotador: esta estructura de cuatro músculos y sus tendones estabiliza el hombro de forma decisiva; suponiendo que ninguna estructura esté lesionada y que todos tengan suficiente espacio libre entre el techo óseo del hombro (acromion) y la cabeza del húmero para poder moverse libremente sin quedar aprisionados.

Los cuatro músculos siguientes y sus tendones forman el manguito rotador:

  • Músculo supraespinoso (musculus supraspinatus)
  • Músculo infraespinoso (musculus infraspinatus)
  • Músculo redondo menor (musculus teres minor)
  • Músculo subescapular (musculus subscapularis)

Vista anterior de la anatomía del hombro derecho (huesos, músculos y tendones).

Todos estos músculos se extienden desde el omoplato hasta el húmero, donde se insertan con sus tendones. Éstos se disponen alrededor de la cabeza del húmero a modo de manguito y de esa forma cubren la articulación del húmero como si se tratara de un techo, por lo que también se emplea la denominación “capucha de tendones del hombro”. Vista la persona por delante, el tendón del músculo subescapular se inserta en la parte delantera del conjunto, el del músculo supraespinoso en la parte trasera superior y el del músculo redondo menor en la parte trasera inferior.

Vista posterior de la anatomía del hombro derecho (huesos y músculos).

Además de la estabilización de la articulación, los músculos del manguito rotador también tienen otras funciones importantes: éstos mueven el brazo en la articulación del húmero y de este modo sientan la base para muchas actividades de la mano. Junto con el músculo deltoides (musculus deltoideus), elevan el brazo de forma lateral externamente (abducción) y contribuyen a ejecutar los movimientos giratorios del brazo hacia dentro (rotación interna) y hacia fuera (rotación externa).

Si uno de los músculos del manguito rotador pierde movilidad, se ve alterado el delicado equilibrio muscular de la articulación del húmero. Una posible consecuencia es que se produzcan leves, pero importantes cambios de posición de la cabeza del húmero en la articulación y, por lo tanto, muchos movimientos no se puedan realizar de la manera acostumbrada.

La lesión del manguito rotador comienza en muchos casos por la afectación del tendón del músculo supraespinoso: el tendón del supraespinoso. Al igual que los tendones de los demás músculos del manguito rotador, éste se extiende directamente sobre la cápsula articular en el espacio que hay bajo el techo del hombro (espacio subacromial).





Publicidad