Te encuentras en:

Página de inicio > Lesiones deportivas > Rotura fibrilar > Tratamiento

Medicamentos, remedios y operación

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dra. Cristina Martín

El tratamiento de la rotura fibrilar también incluye medicamentos que actúan contra los dolores y además combaten la reacción inflamatoria. El ibuprofeno y diclofenaco. son principios activos que son de los que se usan más frecuentemente. Algunos médicos y fisioterapeutas apuestan por determinados preparados enzimáticos complementarios, aunque su eficacia es muy discutida.

Si la rotura fibrilar afecta a la pantorrilla o el muslo, se recomienda no cargar del todo la pierna afectada durante algunos días. Las muletas son una ayuda adecuada. En el transcurso posterior del tratamiento son de ayuda los drenajes linfáticos, las aplicaciones de frío y los ejercicios que reducen la tensión muscular. Al mismo tiempo, gracias a los ejercicios se conserva la fuerza de los músculos no lesionados. Importante: los ejercicios de gimnasia terapéutica no deben provocar dolor. De lo contrario se debe interrumpir el entrenamiento o reducir el esfuerzo.

En algunas ocasiones los médicos recomiendan un tratamiento con inyecciones. En tal caso se utilizan anestésicos locales o remedios homeopáticos. Las opiniones de los especialistas divergen en lo que respecta a la utilización de una inyección de suero en la zona de la rotura fibrilar, así como de remedios que deben evitar que se forme una cicatriz.

La posición de reposo de la musculatura y los vendajes funcionales deben aproximar las fibras musculares desgarradas hasta que vuelvan a unirse por sí solas. En el trascurso posterior también pueden ser útiles las medidas propias de la terapia física, como el tratamiento de la rotura fibrilar con corriente estimulante.

Si una rotura fibrilar es muy extensa y supera aproximadamente un tercio de la sección transversal de la fibra muscular afectada, puede ser necesaria una intervención quirúrgica. El cirujano sutura las fibras musculares desgarradas. Si la rotura va acompañada de un gran hematoma, el cirujano va retirando la sangre según se vierte y realiza la hemostasia para coagular la lesión vascular.

Página siguiente: Rotura fibrilar: Evolución

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.