Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Rabia: evolución

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

En la rabia, la evolución depende en gran medida de un tratamiento a tiempo: las primeras medidas terapéuticas deberán efectuarse lo antes posible tras la infección (por ejemplo, tras la mordedura de un animal probablemente infectado). Cuando aparecen los primeros síntomas de la enfermedad, ésta ya no puede curarse. El curso mortal de la rabia solo puede retrasarse con cuidados médicos intensivos (como la respiración asistida). El caso de EE.UU. de 2005, en el que una joven sobrevivió a la rabia, es único y sigue sin aclararse.





Publicidad