Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Quiste de ovario (quiste ovárico): evolución

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Complicaciones

Las complicaciones serias son más bien raras en el caso de un quiste de ovario. La ruptura del quiste de ovario es algo que sucede en raras ocasiones. La mayoría de las veces el quiste de ovario se elimina de forma espontánea o puede romperse durante la exploración ginecológica. Si se produce una ruptura del quiste de ovario, pueden aparecen fuertes dolores en el bajo vientre. Sin embargo, la ruptura es, por lo general, inocua. En casos puntuales, puede provocar hemorragias debido a la ruptura de vasos sanguíneos en la zona del abdomen, lo cual deberá tratarse quirúrgicamente.

Los quistes de ovarios grandes, especialmente la endometriosis, pueden estar unidos al ovario a través de un tallo vascular móvil. Un giro del tallo debido a un movimiento repentino y brusco, da lugar a una fuerte merma del abastecimiento de la sangre en el tejido quístico. Si en un breve espacio de tiempo el ovario no se da la vuelta por sí mismo, las células se mueren y aparece el dolor. En el caso de que haya un giro del tallo con quiste de ovario, el tratamiento necesario será una operación para impedir que el tejido del ovario se muera por falta de sangre. Además, puede dar lugar a complicaciones, como una peritonitis o una infección de la sangre (sepsis).

Pronóstico

Por lo general, el quiste de ovario tiene un buen pronóstico de curación. Según las estimaciones actuales, la mayoría de los resultados de las ecografías ginecológicas apuntan a cambios normales sin categoría de enfermedad. En estos casos, no es necesario someterse a una operación.





Publicidad