Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Pielonefritis (infección urinaria alta): diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Si existe la sospecha de infección urinaria alta (pielonefritis), en primer lugar, el médico interroga al paciente sobre su historial clínico (anamnesis): para el diagnóstico es importante, ante todo, la información sobre infecciones contraídas en la infancia o durante un embarazo, ya que un brote agudo es, en muchos casos, consecuencia de una infección crónica. A continuación se realizan diversas analíticas, que incluyen un análisis de sangre y de orina:

  • Análisis de orina: con el fin de determinar si la pelvis renal está inflamada, el facultativo analiza la orina en busca de bacterias, pus (piuria), glóbulos blancos y glóbulos rojos. Si además del tejido conectivo están afectadas las unidades funcionales del riñón (glomérulos), puede hallarse la presencia de proteínas en la orina. Un urocultivo permite identificar de manera precisa los agentes patógenos y seleccionar el antibiótico más efectivo.
  • Análisis de sangre: para diagnósticar pielonefritis, puede ser útil analizar la presencia de bacterias en la sangre, con un hemocultivo. Dado que la pielonefritis crónica suele afectar a la función renal, pueden detectarse, en ocasiones, niveles elevados de urea y creatinina.

La evaluación se complementa mediante técnicas de diagnóstico por imagen:

  • Ecografía: en caso de pielonefritis, una ecografía de los riñones y la vejiga urinaria permite al médico determinar si la orina puede fluir desde los riñones a la vejiga, o si uno o ambos riñones están obstruidos. Además esta prueba le permite comprobar si sigue habiendo orina tras el vaciado de la vejiga (orina residual), ya que las alteraciones en la eliminación de la orina son. en muchos casos, responsables de la pielonefritis, al igual que algunas formas de incontinencia urinaria.
  • Examen radiológico: en caso de infección por vía sanguínea, la radiografía permite, con frecuencia, detectar pequeñas zonas hiperdensas redondeadas, que son los focos de siembra hematógena..

Con el fin de esclarecer las causas de una pielonefritis crónica infantil, puede utilizarse un examen radiológico con contraste: la cistouretrografía miccional, en la que se introduce un medio de contraste directamente en la vejiga. De esta forma es posible determinar el estado y la capacidad de la vejiga, así como detectar si el niño es capaz de vaciarla por completo o si existe un estrechamiento de la uretra.





Publicidad