Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Pie plano anterior

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

El pie plano anterior (o transverso) es la deformidad del pie más frecuente. Se desarrolla con el curso del tiempo y, si provoca molestias, sólo suelen darse a partir de la edad adulta avanzada.

Las causas del pie plano anterior están relacionadas tanto con la predisposición genética como con factores adquiridos. Algunos ejemplos son el sobrepeso y el uso de un calzado inadecuado. Las enfermedades reumáticas también pueden provocar pie plano anterior. Las deformidades típicas del pie plano anterior son la depresión del arco plantar transverso (o anterior) y el ensanchamiento del antepié debido a la separación de las cabezas de los metatarsianos. En consecuencia, los puntos de apoyo principales, tanto al estar de pie como al andar, se desplazan del exterior al interior, situándose en otros puntos del pie que no están preparados para esta carga. Esta es la causa de las posibles molestias del pie plano anterior.

El pie plano anterior se manifiesta con hiperqueratosis (callosidades) a nivel del segundo y tercer metatarsiano, que pueden provocar dolor por la tensión ejercida sobre ellos. A menudo el pie plano anterior evoluciona en otras deformidades del pie o de los dedos del pie (como por ejemplo los dedos en martillo, los dedos en garra o el hallux valgus). Cuando ya no es posible recuperar de forma pasiva la curvatura normal del arco plantar anterior, nos encontramos ante un pie plano anterior espástico.

Pie plano.

El diagnóstico de pie plano anterior se basa en la observación de la forma del pie y la sintomatología. En algunos casos es útil realizar una radiografía. El tratamiento solo es necesario cuando el pie plano anterior provoca molestias. Existen tanto medidas terapéuticas conservadoras (es decir no quirúrgicas) como intervenciones quirúrgicas para tratarlo. Entre las medidas conservadoras se encuentran el uso de plantillas ortopédicas y ejercicios para los pies, que permiten reforzar la musculatura del pie (son útiles, por ejemplo, los ejercicios que consisten en hacer agarres con los dedos de los pies). Si se dan molestias agudas, pueden ser de ayuda la inmovilización temporal, las compresas húmedas y los analgésicos o antinflamatorios. Cuando todo esto no es suficiente, es necesaria la cirugía para corregir la posición del metatarso y remediar las deformaciones existentes del pie plano anterior.





Publicidad