Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Pie de atleta (tinea pedis)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Comstock Images

El pie de atleta (tinea pedis) es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes en los países desarrollados. El 25% de la población occidental desarrollará esta enfermedad inflamatoria entre los dedos de los pies y la planta del pie al menos una vez en su vida.

El pie de atleta lo provocan determinados hongos que atacan a la piel, el pelo y las uñas: estos se denominan dermatofitos. Una infección causada por estos hongos de la piel se denomina generalmente como tiña del pie o dermatofitosis. En el caso de la tinea pedis, es decir, una dermatofitosis en el pie, el hongo causante puede afectar también a la piel que está junto a la uña del pie (onicomicosis o tinea unguium).

Los dermatofitos que llegan a la piel no desencadenan siempre una infección por hongos. La tinea pedis se produce, sobre todo, en entornos húmedos, como suele ocurrir en los espacios de los dedos exteriores. El calzado con una ventilación deficiente también propicia un ambiente húmedo que favorece el pie de atleta. Las personas que padecen diabetes mellitus o problemas de riego sanguíneo también tienen mayor riesgo de desarrollar pie de atleta u onicomicosis.

El pie de atleta afecta frecuentemente a ambos pies. En estos casos las partes de la piel afectadas se inflaman al mismo tiempo aunque con distinta intensidad. Los síntomas típicos de una tinea pedis son los siguientes:

  • Enrojecimiento de la piel
  • Humedad de la piel
  • Descamación de la piel
  • Formación de ampollas
  • Picor

El médico reconoce normalmente la existencia de pie de atleta al explorar el pie. Una exploración de muestras de piel bajo el microscopio aclara qué agente de pie de atleta es el causante de las molestias. Cuando el resultado del análisis microscópico no es claro o si es necesario determinar con mayor precisión el tipo de hongo en cuestión, se puede enviar una muestra de la tinea pedis a un laboratorio.

El tratamiento de la tinea pedis se realiza con antifúngicos (llamados antimicóticos). Para que el tratamiento del pie de atleta sea eficaz es muy importante mantener secas las zonas de la piel afectadas. Para ello basta con colocar tiras de tela entre los dedos del pie, aplicar polvos o utilizar calzado transpirable. Si junto con el pie de atleta también padece inflamaciones fuertes, se recomienda tratar primero las inflamaciones; por ejemplo con un baño de pies especial.

Para prevenir la tinea pedis simplemente debe mantener seco el espacio entre los dedos. Si padece frecuentemente pie de atleta, puede utilizar un polvo especial para los pies que desinfecta la piel y los mantiene secos. Además es recomendable utilizar calzado transpirable.


Publicidad