Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Pie de atleta (tinea pedis): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

Los causantes del pie de atleta (tinea pedis) son hongos del pie específicos: éstos se denominan dermatofitos (del griego derma = piel, phyton = planta). Los dermatofitos son hongos parasitarios en forma de hilos que atacan especialmente la piel en los tejidos anejos, es decir, las uñas y el pelo. Junto a los hongos de la levadura y del moho, los dermatofitos son responsables de la mayor parte de las enfermedades humanas de hongos de la piel. Los agentes del pie de atleta se extienden por la capa córnea de la epidermis, es decir, la capa superior de la piel; normalmente no se encuentran ni en la epidermis ni en capas de piel más profundas.

Transmisión

El pie de atleta (tinea pedis) tiene normalmente su origen en la transmisión entre personas. Las vías de transmisión pueden ser diversas. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Las transmisiones indirectas a través de fuentes de infección como los suelos de baños y duchas públicos, zapatos, calcetines y alfombras (sobre todo de hoteles).
  • Las transmisiones directas por contacto de la piel (por ejemplo, en deportes de contacto como el judo).

La transmisión indirecta es posible donde las personas andan descalzas y donde las escamas de su piel entran en contacto con el pie de otras personas. Tras la transmisión de los hongos se desarrolla tinea pedis si confluyen factores distintos. Un entorno húmedo fomenta la infección de pie de atleta. Las causas más relevantes que provocan el pie de atleta son:

  • Calzado ajustado.
  • Pies sudorosos (por ejemplo, uso frecuente y prolongado de zapatillas deportivas).
  • Secarse mal los pies, sobre todo asociado al uso de calcetines no transpirables o zapatos de materiales sintéticos (por ejemplo, botas de agua) con mala transpiración.
  • Pequeñas lesiones de la piel.
  • Defensa inmunológica debilitada.

Esta dolencia recibe el nombre de pie de atleta porque los deportistas suelen padecer tinea pedis. Esto se debe al uso frecuente de duchas o vestuarios públicos de instalaciones deportivas donde el riesgo de contagio es elevado y el calzado deportivo hace que el pie sude.

Junto a las causas de la aparición del pie de atleta existen otros factores individuales que influyen en el desarrollo de la infección una vez se ha producido la transmisión. Las personas que padecen enfermedades como las siguientes, entre otras, tienen un riesgo mayor de desarrollar el pie de atleta:


Publicidad