Pericarditis tuberculosa

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dra. Belén Giménez

Otra forma de inflamación del pericardio es la pericarditis tuberculosa. Es poco común en Alemania y se da ocasionalmente en personas con un sistema inmunológico debilitado, o procedentes de países extranjeros. El agente patógeno responsable de la inflamación del pericardio es el Mycobacterium tuberculosis. Este llega al pericardio por vía sanguínea o a través de inflamaciones cercanas. Además de las molestias que afectan al corazón, las personas afectadas también padecen sudores nocturnos y pérdida de peso. Si la inflamación del pericardio está causada por tuberculosis, otras zonas del cuerpo pueden verse afectadas por esta enfermedad inflamatoria. La complicación temida de la pericarditis tuberculosa es la denominada pericarditis constrictiva, con la que el pericardio se calcifica y se endurece a modo de cápsula, lo cual limita mucho el ritmo cardiaco.

Pericarditis epistenocárdica

Esta forma especial de inflamación del pericardio se manifiesta en algunos casos de infarto de miocardio. La inflamación del pericardio se encuentra dispersada por las áreas del miocardio dañadas y también puede aparecer tras operaciones de corazón u otras lesiones cardiacas. En caso de infartos extendidos, la inflamación ocasionalmente se transforma en una pericarditis difusa, el denominado síndrome de Dressler.

Pericarditis urémica

La inflamación del pericardio también puede estar causada por enfermedades renales. En las personas con enfermedades renales que esperan una diálisis, determinadas sustancias que normalmente se segregan con la orina pueden quedarse en el cuerpo y provocar una inflamación del pericardio. En estos casos se habla de pericarditis urémica.

Pericarditis por enfermedades autoinmunes

En caso de inflamación del pericardio, los médicos también pueden considerar las denominadas enfermedades autoinmunes como posibles causas. Si se padece una enfermedad autoinmune, el sistema inmunológico no solo se centra en combatir los posibles agentes patógenos de la enfermedad (“extraños”), sino también el tejido del propio cuerpo. En este caso también puede tratarse del pericardio, que se inflama y provoca una pericarditis. Entre las enfermedades autoinmunes que pueden provocar la inflamación del pericardio se encuentran, entre otras, el lupus eritematoso sistémico, esclerodermia, artritis reumatoide y sarcoidosis.

Otras causas

Es poco común que la radiación (radioactividad) o los medicamentos causen la inflamación del pericardio. Una hipofunción del tiroides (hipotiroidismo) o un aumento considerable de los valores del colesterol en la sangre (hipercolesterolemia) pueden provocar una inflamación del pericardio.

Página siguiente: Pericarditis: Inflamación del pericardio: Síntomas

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.