Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Orquitis (Inflamación de testículos)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (25 de Noviembre de 2016)

© iStock

La orquitis es una inflamación de los testículos provocada por virus o bacterias. Puede producirse en un testículo o en ambos y desarrollarse como enfermedad aguda o crónica. Sus síntomas principales son dolor y edema testicular. En la mayoría de los casos aparece junto a una inflamación del epídemo (epididimitis), la denominada orquiepididimitis.

La orquitis más frecuente está causada por una infección del virus de la parotiditis. En el 30% de los varones adultos que sufren parotiditis (paperas), ésta se complica con una inflamación de los testículos. También puede haber otros patógenos e infecciones que pueden originar una orquitis, como por ejemplo una infección de transmisión sexual (gonorrea o clamidia), la mononucleosis, la varicela, la lepra, la tuberculosis o la sífilis congénita, entre otras. La orquitis también puede aparecer unida a infecciones de la próstata o el epidídimo.

Los síntomas típicos de una inflamación de testículos (orquitis) son, en el momento agudo, dolores en la zona genital, fiebre y malestar general. Los testículos se muestran inflamados (aumento de tamaño testicular) y la piel que recubre el escroto aparece enrojecida. También puede aparecer dolor al orinar (ardor o quemazón al orinar), dolor perineal, lumbar o en la parte baja de la espalda.

Para determinar si realmente se trata de una orquitis o pudiera ser otro tipo de enfermedad, como un giro del testículo sobre su eje longitudinal (torsión testicular), una inflamación aguda secundaria u otra enfermedad como un tumor de testículos, se realizan análisis de sangre para descartar o confirmar el virus causante o una ecografía. En casos raros, puede ser necesario realizar una intervención quirúrgica.

El tratamiento de la inflamación de testículos dependerá de la causa que lo haya originado. Si la orquitis se ha producido por virus, el tratamiento es reposo en cama, manteniendo la región testicular fría y elevada (suspensorio escrotal). Además, también ayudará tomar antiinflamatorios no esteroides para bajar la inflamación. Contra una infección bacteriana, el tratamiento son los antibióticos. También se recomienda beber líquido abundante.

La complicación más grave de una orquitis es la lesión irreversible en el tejido testicular, que puede tener como consecuencia una merma en la capacidad reproductora, es decir, dar lugar a esterilidad en caso de afectación de ambos testículos. Por eso es aconsejable prevenir las paperas, que son la causa más común de esta enfermedad, con su correspondiente vacuna preventiva cuando se es aún un bebé.


Publicidad