Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Obesidad

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (5 de Septiembre de 2016)

© Jupiterimages/Fuse

La obesidad es una enfermedad tratable que afecta tanto a niños como a adultos. En España, según el Estudio ENRICA, el 39% de la población tiene sobrepeso y el 23% obesidad. Además, el estudio ALADINO cifra en un 43% los niños españoles con exceso de peso. La Organización Mundial de la Salud, (OMS) prevé que 7 millones de personas fallecerán en 2030 a causa de enfermedades consecuencia directa del sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad. 

A nivel mundial, el 23% de los casos de cardiopatías se atribuyen al sobrepeso y la obesidad; y el 44% de los casos de diabetes. Además, las personas obesas mueren de 8 a 10 años antes que las de peso normal. Según un estudio de la OCDE, cada 15 kg extra suponen un aumento del riesgo de muerte prematura en un 30%.

El índice de masa corporal (IMC) es un valor que se emplea para determinar el grado de obesidad o sobrepeso de las personas. La obesidad se define como un aumento excesivo de la grasa corporal, con un IMC de más de 30. El sobrepeso es la fase previa a la obesidad.

La obesidad y el fuerte sobrepeso limitan la calidad de vida y pueden conllevar graves daños para la salud. Entre las posibles consecuencias de la obesidad se encuentran la diabetes mellitus, las dislipemias (altos valores de colesterol y triglicéridos en la sangre) y enfermedades cardiovasculares. Si el paciente sufre todas estas patologías se puede estar ante un síndrome metabólico (SM). En concreto, se diagnostica un SM, según establece el Adult Treatment Panel III (ATP-III) cuando hay tres o más de los siguientes síntomas:

  • Obesidad abdominal (circunferencia de cintura > 102 cm en varones y > 88 cm en mujeres).
  • Hipertrigliceridemia (> 150 mg/dl).
  • cHDL bajo (< 40 mg/dl en varones; < 50 mg/dl en mujeres).
  • HTA (> 130/85 mmHg).
  • Glucemia en ayunas elevada (> 110 mg/dl).

Las personas de 40 años con sobrepeso u obesidad tienen una esperanza de vida de entre tres y seis años menor que una persona con peso adecuado. Una obesidad severa puede acortar 20 años la esperanza de vida de las personas. Sin embargo, mediante una reducción del peso, en el caso de la obesidad y también en el sobrepeso, se puede disminuir notablemente el riesgo de las enfermedades y complicaciones que a menudo conllevan. Junto al tabaco y al alcohol, la obesidad es el motivo más frecuente de enfermedades y muertes evitables si se eliminara el factor de riesgo.

El tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, independientemente de la edad del afectado, se compone de varios elementos: dieta, ejercicio o terapia conductual. Principalmente, una correcta alimentación tiene un papel primordial en el tratamiento.

Una terapia alimenticia no significa una dieta severa obligatoria en la que sea necesario, por ejemplo, renunciar a algunos alimentos. Más bien se trata del equilibro de la alimentación y de la cantidad de alimentos. En el caso del ejercicio, para la obesidad o el sobrepeso se recomiendan deportes de continuidad como, por ejemplo, caminar, pasear, hacer running, nadar o montar en bicicleta. Por el contrario, son menos aconsejables los deportes de alta intensidad.

Por otra parte, solo en casos excepcionales y bajo recomendación médica sería aconsejable el uso de medicamentos o una intervención quirúrgica. Para poder combatir con éxito la obesidad y el sobrepeso infantil es muy importante que los padres, la familia o tutor, se impliquen directamente en el tratamiento en igual medida (tratamiento basado en la familia).


Publicidad