Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Obesidad: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (13 de Octubre de 2016)

La obesidad y el sobrepeso tienen su causa en un aporte energético demasiado alto. El peso aumenta porque los afectados proporcionan a su cuerpo más energía en forma de calorías de la que puede necesitar. En este caso, se presenta un balance energético positivo.

Si una ingesta contiene demasiada grasa y demasiados hidratos de carbono, el cuerpo no podrá reducir la grasa lo suficiente y en su lugar, la grasa excedente se almacena en los adipocitos. Cuanto más se acentúe la obesidad en un adulto, más aumentará la concentración y, con ello, el tamaño de los adipocitos. Al mismo tiempo, con el aumento del sobrepeso se reducen el número y la sensibilidad de los receptores de insulina en los tejidos adiposos. Además, en caso de sobrepeso y obesidad, se origina un fuerte aislamiento térmico por el creciente almacenamiento de las grasas. Si, además, se mueve poco, la energía que se asimila mediante la alimentación no se puede eliminar de forma considerable.

Determinadas hormonas, el ejercicio físico y la dieta influyen de forma decisiva en el tamaño y número de adipocitos. La cortisona, por ejemplo, aumenta la carga de los adipocitos, mientras que las hormonas sexuales masculinas (andrógenos) disminuyen el número de adipocitos, sin influir en el volumen celular. El hambre y el ejercicio físico provocan la reducción de tamaño de los adipocitos. En la edad adulta, parece que no se puede influir en el número de adipocitos, al contrario que en su contenido de grasa. Por eso, el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso es a menudo muy difícil y puede tener éxito solo mediante cambios básicos en la forma de vida a largo plazo.

Para las causas de la obesidad y el sobrepeso entran en consideración varios factores que proporcionan un balance energético positivo:

  • Hábitos de alimentación: muchas personas ingieren a diario más calorías de las que necesitan para cubrir sus necesidades energéticas. El motivo es la composición de los alimentos ingeridos con una proporción excesiva de grasas e hidratos de carbono y un bajo contenido en fibras. Muchas personas infravaloran a menudo también el contenido energético de bebidas como los zumos de frutas o la cerveza. Además, los trastornos de alimentación tienen un papel significativo en el origen del sobrepeso y la obesidad. Algunas personas con sobrepeso comen con más frecuencia y, sobre todo, más rápido que las personas con peso normal. En la ingesta de alimentos, la dilatación del estómago provoca que este envíe impulsos al cerebro a través de los nervios, para producir la sensación de saciedad. Si se come muy rápido, esta sensación de saciedad solo aparecerá cuando el cuerpo ya haya tomado más alimento del que realmente necesita.
  • Falta de ejercicio físico: el sedentarismo es un factor importante para un balance energético positivo. El bajo consumo energético ocasionado por un ejercicio insuficiente favorece el riesgo de desarrollar sobrepeso y obesidad.
  • Factores psicológicos: inestabilidad emocional, ansiedad, miedoestrés o aburrimiento son causas que pueden favorecer unos hábitos de alimentación incorrectos, por ejemplo, de los “ataques de hambre canina” o de “comer por frustración”, y contribuyen a la aparición de la obesidad.
  • Causas hereditarias: como la obesidad y el sobrepeso aparecen en determinadas familias con más frecuencia que en otras, las causas hereditarias parecen jugar un papel importante como factores para un balance energético positivo. Así, el metabolismo basal individual de una persona, es decir, el número de calorías que el cuerpo consume en reposo, se determina supuestamente de forma hereditaria. Algunas personas consumen en reposo muchas calorías, de manera que pueden comer mucho sin engordar. Otras, por el contrario, tienen un metabolismo basal bajo y engordan rápidamente. Sin embargo, en lo que respecta al aumento de la obesidad y el sobrepeso en determinadas familias, junto a las causas hereditarias también entra en consideración la transmisión de los hábitos de alimentación.
  • Medicamentos: muchos fármacos como los glucocorticoides, anticonceptivos, antidiabéticos, antidepresivos o neurolépticos pueden aumentar el apetito y provocar que se coma más. La consecuencia directa es un aumento de peso.
  • Enfermedades hormonales: como causas de la obesidad y el sobrepeso entran en consideración también para un balance energético positivo determinados factores hormonales como el hipotiroidismo o el síndrome de Cushing.
  • Otros factores: algunas intervenciones en la región del hipotálamo o largos periodos encamado por enfermedad o por lesiones incapacitantes pueden ser factores que aumenten el riesgo de ganar peso en exceso.

Publicidad