Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Migraña: prevención

Autor: Redacción Onmeda (08. septiembre 2014)

Prevenir la migraña es posible en cierta medida. Para ser menos propenso a un ataque de migraña, puede ser útil, en determinados casos, tomar medicamentos preventivos durante el periodo sin molestias. Este es el caso cuando los ataques de migraña aparecen más de tres veces al mes y no responden suficientemente a tratamientos agudos o cuando el afectado no tolera los efectos secundarios. Igualmente, los ataques de migraña que duren más de 48 horas deberían evitarse con medidas preventivas, al igual que aquellos que el afectado sienta como insoportables. También los complicados ataques de migraña con síntomas de aura duraderos necesitan una prevención medicamentosa adicional.

La profilaxis puede reducir en el mejor de los casos de forma notable la frecuencia, gravedad y duración de los ataques de migraña, y prevenir un dolor de cabeza de rebote inducido por los medicamentos. Los medicamentos empleados con frecuencia para evitar las migrañas son los betabloqueantes metoprolol y propranolol, así como el antagonista del calcio, la flunarizina. También el ácido valproico y el topiramato pueden prevenir las migrañas.

Técnicas de terapia conductual

Asimismo, las técnicas de terapia conductual también pueden prevenir migrañas. Sirven para modificar en sentido positivo determinados patrones de comportamiento que se van aprendiendo durante la vida. Los enfermos de migraña deben aprender a superar, sobre todo, aquellos patrones que favorecen un factor desencadenante de la migraña. Son adecuadas las técnicas cognitivas, la relajación muscular progresiva, el biofeedback, el entrenamiento para superar el estrés y el deporte de resistencia.

Otros métodos que pueden ayudar a prevenir una migraña es el entrenamiento autógeno, la acupuntura, la homeopatía o la hipnosis, si bien su eficacia sigue siendo discutida por los científicos.

Otras medidas útiles para prevenir la migraña

  • Mantener un ritmo sueño-vigilia regular.
  • Técnicas de relajación.
  • Protección ante los ruidos fuertes.
  • Evitar fuertes variaciones climáticas.
  • Realizar deporte de resistencia con regularidad.
  • Evitar la presión y el estrés.
  • Disfrutar de la vida a su ritmo.




Publicidad