Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Melanoma: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (16 de Junio de 2016)

Cuanto antes se logre detectar un melanoma y tratarlo de manera adecuada, mejores serán la evolución y el pronóstico:

Si no recibe tratamiento el melanoma continúa propagándose. El tumor crece tanto horizontal como verticalmente. El crecimiento vertical resulta importante para el tratamiento: la capa inferior de la epidermis representa de manera transitoria una barrera que protege los vasos sanguíneos y linfáticos de la epidermis. Si el melanoma logra atravesarla, las células cancerosas pueden propagarse por todo el organismo a través del sistema circulatorio y linfático, y provocar metástasis en otros órganos. Esto ocurre con mayor frecuencia en los ganglios linfáticos, los pulmones, el hígado, los huesos y el cerebro.

Si el melanoma es tratado, el pronóstico depende del estadio en que se encuentre en el momento de efectuar el diagnóstico de la enfermedad. La tasa de supervivencia a cinco años ha aumentado de manera constante durante las últimas décadas: se sitúa en el 84% en los hombres y en el 88% en las mujeres. Los melanomas detectados y tratados en el estadio inicial (estadio I) tienen las mejores perspectivas de curación. En el estadio III, es decir, cuando existe metástasis en otros órganos, ya no es posible la curación y la expectativa de vida se reduce drásticamente. Dependiendo del diagnóstico la tasa de supervivencia a cinco años es de hasta el 5%.

Tras una intervención para extirpar un melanoma, es importante someterse a reconocimientos de control periódicos con el objetivo de detectar cuanto antes la posible reaparición del tumor cutáneo y supervisar el tratamiento de forma óptima. Los melanomas tratados adecuadamente también conllevan riesgo de metástasis, este es máximo durante los cinco años posteriores al tratamiento, y comienza a decaer a partir de entonces. Por tanto durante esos cinco años es aconsejable acudir al dermatólogo inicialmente cada tres meses y más adelante cada seis o doce meses para someterse a un chequeo.


Publicidad