Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Lupus eritematoso sistémico (LES)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Christian Gil (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad inflamatoria crónica del tejido conjuntivo (conectivopatía) poco habitual que puede afectar a todo el organismo. Su incidencia es 10 veces mayor en las mujeres que en los hombres.

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune: se caracteriza por la reacción del sistema inmunológico contra componentes de las células del propio organismo por causas desconocidas. El sistema inmune identifica los tejidos como sustancias extrañas y los ataca produciendo anticuerpos contra ellos (autoanticuerpos). Como consecuencia se inflaman diversos órganos, sobre todo los vasos sanguíneos de la piel, los riñones y las articulaciones.

Esta enfermedad se manifiesta por medio de síntomas muy diversos. Es característico del lupus eritematoso sistémico el enrojecimiento malar en forma de mariposa (eritema), que empeora con la luz solar. Además conlleva dolor articular, trastornos circulatorios en los dedos, afectación orgánica y síntomas patológicos generales.

Para determinar la presencia de lupus eritematoso sistémico, se toman en consideración las molestias del paciente y se analiza la presencia en sangre de anticuerpos contra estructuras del propio organismo (autoanticuerpos). Además, el diagnóstico incluye el estudio microscópico de una muestra de piel y riñón. Lo importante a la hora de diagnosticar la enfermedad es que se den simultáneamente varios síntomas típicos del LES.

Las defensas sobre la pista falsa

El lupus eritematoso sistémico tiene un curso crónico y requiere un tratamiento específico y con un control estricto. El tratamiento del LES busca principalmente inhibir la reacción inmune del cuerpo (inmunosupresión) y mitigar las molestias. Resultan de ayuda los medicamentos para bajar lar tensión arterial o los analgésicos. Además es recomendable evitar la exposición excesiva a la radiación UV. El lupus no es curable, aunque gracias a los fármacos disponibles la supervivencia a los diez años es de hasta el 90%. El pronóstico empeora cuando la enfermedad o el tratamiento, derivan en complicaciones.


Publicidad