Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Lunares, manchas de nacimiento: prevención

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Los lunaresP y las manchas de nacimiento pueden prevenirse solo en parte, ya que la tendencia a desarrollar lunares pigmentarios está en los genes. Además, las hormonas influyen en el desarrollo de los nevus. Aun así, la exposición constante e intensiva a los rayos UV aumenta la presencia de lunares displásicos “notorios” y el riesgo de cáncer de piel. Las quemaduras solares, sobre todo en la infancia, elevan el riesgo de desarrollar un melanoma posteriormente. Por lo tanto, debe tomar el sol siempre con protección, principalmente las personas de piel clara y/o con muchos lunares.

Además, es importante observar la piel y los lunares para la prevención del cáncer y buscar anomalías en forma y color, límites desdibujados y posibles cambios de tamaño, así como advertir los síntomas tales como enrojecimiento, picor y exudación. Si un lunar se modifica o surgen nuevas manchas es importante acudir al dermatólogo, independientemente de los controles contra el cáncer habituales a los que se someta.

Las personas de piel clara con muchos lunares deben revisarse las manchas regularmente y controlarlas, sobre todo si a alguno de sus familiares les han diagnosticado uno o más nevus displásicos o incluso un melanoma maligno.





Publicidad