Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Linfedema: evolución

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

La evolución de un linfedema depende de sus causas y de si el tratamiento se inicia a tiempo para influir positivamente en la dolencia.

En el caso del linfedema secundario la evolución depende de la clase y del pronóstico de la enfermedad causante. Si esta se puede tratar con éxito, las posibilidades de curación del linfedema suelen ser elevadas y se puede revertir completamente. El linfedema primario, por el contrario, tiene un tratamiento más complejo y no debe esperarse una curación completa. Esto puede limitar la calidad de vida del afectado.

Un linfedema que no se trata empeora y aumenta su volumen y consistencia. Si la evolución del linfedema es irregular puede adoptar un aspecto amorfo. En las fases avanzadas el linfedema provoca alteraciones de la piel. La piel está irritada y parece inflamada. En las zonas de piel afectadas se forman ampollas pequeñas, costras y eczemas. En la extremidad afectada se producen alteraciones del metabolismo del tejido. En los peores casos se puede producir la destrucción de las capas de piel superiores (erosión) y posteriormente de las capas más profundas (úlceras) en la zona del edema linfático.





Publicidad