Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Linfangitis: síntomas

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

En la linfangitis, los síntomas dependen del estado de la infección e inflamación de los vasos linfáticos.

Linfangitis aguda

Un signo característico de la linfangitis aguda es la aparición de líneas rojas que se marcan en la piel en dirección al corazón. A veces a este trastorno se le suele confundir erróneamente con una infección que ha sido transmitida a la sangre. Sin embargo, esto conduce a error, ya que no se trata de una verdaderan septicemia (sepsis). En esta última, no aparecen ningún tipo de líneas rojas. Las líneas rojas características de la linfangitis son los vasos linfáticos inflamados que se hacen visibles bajo la piel. Al presionarla, está muy caliente y duele. Los ganglios linfáticos del tejido circundante están inflamados. Asimismo, esta inflamación también es dolorosa. Normalmente, en la linfangitis aguda también se muestran síntomas generales como fiebre y escalofríos. Como consecuencia, pueden desarrollarse abscesos en los ganglios linfáticos.

Linfangitis crónica

La linfangitis crónica también muestra los mismos síntomas que el linfedema. Los síntomas característicos son la sensación de peso y tensión en las extremidades afectadas. La consiguiente hinchazón, el edema, normalmente no muestra una coloración especial y no es doloroso. En etapas crónicas más avanzadas de la linfangitis, suelen aparecer alteraciones de la piel. En la piel afectada aparece prurito, , la superficie está enrojecida y suele presentar ampollas, costras o descamación (eccema). Después de la aparición de estas alteraciones de la piel, en el tejido suelen aparecer lesiones relacionadas con trastornos metabólicos. Al mismo tiempo, se produce la destrucción de la capa superior de la piel (erosión) y, finalmente, de la capa inferior (úlcera).





Publicidad