Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Leucemia (cáncer de la sangre): tratamiento

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

En una leucemia (cáncer en la sangre) el tratamiento depende, sobre todo, de la forma de leucemia que sufra el paciente.

Quimioterapia

La quimioterapia es el tratamiento de elección en la mayoría de los casos de leucemia (cáncer de la sangre). Los medicamentos que se emplean se denominan citostáticos. Las citotoxinas inhiben el crecimiento y la proliferación de células cancerosas. Los citostáticos atacan principalmente las células que se dividen ya que las células cancerosas se dividen rápidamente de forma descontrolada, los citostáticos actúan sobre ellas. Sin embargo, en el organismo también hay células sanas que se dividen rápidamente (por ejemplo, las células de las mucosas). La quimioterapia, por lo tanto, puede afectar transitoriamente a otros órganos o tejidos sanos del cuerpo.

Por lo general, los agentes citotóxicos se administran en monodosis o en combinación. La quimioterapia se lleva a cabo a intervalos regulares (ciclos). Durante el tratamiento el médico realiza regularmente una analítica sanguínea.

La quimioterapia daña temporalmente la médula ósea, deteriorando la formación de nuevas células sanguíneas y células del sistema inmune. Como resultado sobreviene anemia y la inmunodepresión, lo cual aumenta el riesgo de hemorragia y de infección.

Otros efectos secundarios de la quimioterapia pueden ser los siguientes:

Los citostáticos pueden aumentar el riesgo de cáncer (carcinógenos). Los médicos deben sopesar primero la utilidad y los riesgos de un tratamiento. En la leucemia la quimioterapia es, a menudo, la única posibilidad de luchar contra la enfermedad.

La intensidad, la forma y el grado de quimioterapia dependen, entre otras cosas, del tipo de leucemia que padece el paciente.





Publicidad