Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Lesión axonal difusa

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (26 de Febrero de 2016)

© Jupiterimages/Thinkstock Images

La lesión axonal difusa es una lesión grave que afecta a la materia blanca del cerebro y provoca pérdida de conciencia con distinto pronóstico. Esta lesión suele estar producida por un traumatismo craneoencefálico habitualmente por accidente de tráfico o precipitación.

El traumatismo motiva que el encéfalo se desplace dentro del cráneo de forma violenta. Por esta brusca aceleración y deceleración los axones (elongaciones de las neuronas que transmiten los impulsos nerviosos y forman la materia blanca del cerebro), se lesionan y se interrumpe la comunicación entre las neuronas. El paciente pierde el conocimiento de forma inmediata. Sin pérdida de conciencia no se considera que haya daño axonal difuso.

Esta lesión no está localizada en un único punto sino que afecta frecuentemente a la unión córtico medular, ya que la materia blanca y la gris tienen distinta densidad y durante los movimientos de aceleración y desaceleración la materia de menor densidad se mueve más rápido que la de mayor densidad, causando una disrupción en la zona de unión entre ambas.

Las causas de esta lesión son los traumatismos craneoencefálicos que se producen por un accidente de tráfico, accidentes deportivos, una precipitación o un golpe brusco. Se han descrito casos en los que el maltrato a menores ha provocado daño axonal difuso por los zarandeos a los que ha sido sometido el menor.

La lesión axonal difusa es la causa más común de estado vegetativo persistente y de discapacidad grave después de un traumatismo craneoencefálico. Clínicamente, la lesión axonal difusa produce pérdida de conciencia con mayor o menor estado confusional posterior o coma según la gravedad del traumatismo craneoencefálico, debido a la desconexión de las fibras ascendentes. El grado de desconexión marca la gravedad y duración del coma y la presencia y duración de la amnesia postraumática.

Dependiendo de la gravedad de la lesión y de los axones dañados varía el pronóstico. El 90% de las personas que han sufrido una lesión grave no recuperan la conciencia y permanecen en estado vegetativo o fallecen. Sin embargo, si la lesión es leve el paciente es capaz de recuperar la conciencia aunque es probable que el cerebro haya sufrido daños irreversibles.


Publicidad