Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inflamación del útero (cervicitis, endometritis, miometritis)

Autor: Redacción Onmeda (15 de Abril de 2016)

© iStock

La inflamación del útero suele estar provocada, en la mayoría de los casos, por bacterias. Puede limitarse al cuello uterino (cervicitis) o extenderse por el interior del útero (endometritis y miometritis).

 En muchos casos, la inflamación del útero puede aparecer a raíz de una inflamación vaginal (vaginitis). Determinadas circunstancias pueden favorecer la entrada de patógenos (bacterias) en el útero ocasionando la inflamación, que se manifiesta con distintos síntomas como un flujo desagradable, molestias menstruales y fuertes dolores en el bajo vientre. No obstante, a veces, la inflamación puede evolucionar sin mostrar síntomas evidentes.

Ante la sospecha de una inflamación del útero el médico interroga a la paciente acerca del tipo de molestias que presenta. Además, es importante determinar los antecedentes que puedan favorecer esta alteración, entre los que se encuentran alguna intervención uterina o un aborto previo. A veces, es necesario realizar más exploraciones, como una biopsia, con el fin de descartar un cáncer.

En la mayoría de los casos, el tratamiento de elección para la inflamación del útero son los antibióticos. Aunque, dependiendo de la causa, puede ser necesario aplicar tratamientos adicionales. Si la inflamación se extiende a los ovarios o las trompas de Falopio, provocando, por ejemplo, una salpingitis, esta deberá tratarse también.

El pronóstico en la inflamación del útero es bueno; suele evolucionar hacia la curación sin problemas. Sin embargo, si el cuello uterino aparece permanentemente inflamado, las mujeres afectadas pueden llegar a desarrollar problemas de fertilidad y molestias en las relaciones sexuales (dispareunia).

Para prevenir la inflamación del útero es importante evitar las infecciones vaginales. Por este motivo, es importante mantener una higiene íntima y sexual adecuada y utilizar preservativos en todas las relaciones sexuales. Los sprays de higiene íntima y productos similares no son adecuados, ya que alteran los mecanismos naturales de protección de la vagina.

La cervicitis es la inflamación del útero más común. Alrededor de un 50% de las mujeres en edad fértil sufrirán una a lo largo de su vida.


Publicidad