Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Infección por citomegalovirus: retinitis por CMV

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

La retinitis por CMV aparece primero en un solo ojo y después se transmite al otro ojo si la enfermedad no se trata. Los síntomas típicos de esta inflamación de la retina provocada por el citomegalovirus son alteraciones visuales como visión borrosa y reducción de la agudeza visual. El ojo no siente dolor y no se percibe exteriormente. Sin no se trata, la retinitis por CMV puede causar ceguera. En el examen visual el médico diagnostica los cambios blanquecinos o hemorragias en el fondo del ojo.

Manifestación del CMV en el tracto gastrointestinal

Una infección por citomegalovirus causa también síntomas que afectan al tracto gastrointestinal. Molestias al tragar, quemazón detrás del esternón y dolores de estómago, entre otros. Aparecen cuando, debido a la infección por CMV, la mucosa del estómago o del esófago se inflama. A veces, aparecen inflamaciones del intestino grueso (colitis) que se extienden a todo el tracto gastrointestinal. En inflamaciones graves aparecen úlceras en la mucosa. A menudo, los afectados con una infección por CMV pierden el apetito.

Neumonía por CMV

En una neumonía (neumonía viral/intersticial) provocada por el citomegalovirus aparece una tos seca sin moco. En la radiografía del tórax se ven edemas entre los tejidos (denominados infiltrado intersticial).





Publicidad