Te encuentras en:

Página de inicio > Enfermedades > Infarto de miocardio

Infarto cardiaco (infarto de miocardio, ataque al corazón)

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dr. Tomás Rodelgo

El infarto cardiaco (infarto de miocardio) es una de las causas de mortalidad más frecuentes en los países desarrollados. Sin embargo, puede prevenirse mediante unos hábitos de vida saludables. Por este motivo, es recomendable evitar posibles factores de riesgo como el tabaquismo o el sobrepeso, y buscar el tratamiento adecuado para las patologías predisponentes como la hipertensión arterial.

El infarto cardiaco se desarrolla debido a la obstrucción de un vaso sanguíneo del corazón (arteria coronaria o de una rama de estas). Estos vasos suministran oxígeno y nutrientes al corazón. En un infarto de miocardio, un trombo tapona uno de los vasos de modo que la sangre no puede circular a través de él, con lo que el corazón no recibe un aporte suficiente de oxígeno y nutrientes. Esto provoca daños en el tejido miocárdico (se produce la muerte de parte de este tejido).

Si la irrigación del miocardio se ve alterada a causa de un estrechamiento o una obstrucción de las arterias coronarias, se produce una cardiopatía isquémica (CI). Determinados factores de riesgo, como el exceso de lípidos en sangre, la diabetes mellitus, el tabaco, el sobrepeso, la hipertensión o el estrés propician la aparición de un infarto cardiaco y se consideran causa de arteriosclerosis.

Ein kniender Mann fasst sich an die Brust.

El infarto cardiaco o infarto de miocardio manifiesta en muchos casos síntomas inequívocos. Resulta característico un solor en le pecho fuerte y continuado, opresivo, que puede irradiar al brazo izquierdo. Sin embargo, también es posible que estos signos tengan menor intensidad o no aparezcan (infarto de miocardio silente). La ausencia de los síntomas típicos es más habitual en las mujeres. El 40% de los ataques al corazón tienen lugar por la mañana, entre las seis y las doce, lo que está relacionado con el aumento de la actividad de coagulación durante dichas horas. En lo que respecta a las perspectivas de curación, resulta decisivo avisar de inmediato a un servicio de urgencias y trasladar al paciente al hospital cuanto antes.

En las primeras horas tras el infarto cardiaco (ataque al corazón) existen dos opciones para evitar la muerte de las células del miocardio debido a la falta de riego sanguíneo: dilatar el vaso obstruido por medio de un catéter cardiaco o disolver el trombo mediante fármacos para restablecer el flujo sanguíneo (tratamiento farmacológico de la trombosis: fibrinolisis). Las 48 primeras horas son especialmente críticas en el infarto de miocardio.

Un electrocardiograma (ECG) registra la curva de actividad eléctrica del corazón y permite a los especialistas saber si se ha producido un infarto y en qué momento. Además, el tejido miocárdico necrótico libera a la sangre determinadas proteínas (llamadas enzimas cardiacas), cuya presencia se constata mediante una analítica.

Dada la posibilidad de que surjan complicaciones tras un infarto cardiaco (por ejemplo, arritmias, insuficiencia cardiaca izquierda o choque cardiogénico), es necesario supervisar al paciente en la unidad de vigilancia intensiva.

Página siguiente: Infarto de miocardio: Definición

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.